Tres Cantos, ciudad sin ley

5D3A5469

Cuando un cargo público se convierte en tal, es decir, cuando jura o promete su cargo, de forma pública, expresa su compromiso con el cumplimiento de la ley. No solo con su cumplimiento, sino que, además, manifiesta su intención de velar por hacer que la ley se cumpla.

            Eso pasa, inevitablemente, por conocer la ley, claro. Aunque ya se sabe eso de ignorantia iuris non excusat, es decir, que el desconocimiento de la misma no exime de su cumplimiento. Pues en los últimos meses hemos visto cómo, de manera flagrante, reiterada y con alevosía este precepto no parece ser muy del gusto y del uso del Partido Popular tricantino.

            Una de las peores concepciones que se puede tener de la política, una de las más dañinas, es creer que, por el mero hecho de que has ganado unas elecciones, el país, la ciudad, el municipio te pertenecen. Adueñarte de lo público es una tentación recurrente del mal político, del mal gestor.

            De esto hemos tenido dos ejemplos muy claros recientemente en Tres Cantos. Uno con los patinetes eléctricos que poblaron (para algunos vecinos invadieron, incluso) nuestras calles. Dos años han funcionado sin licencia de actividad. Algo ilegal a todas luces y que solo se ha resuelto tan nuestra continuada denuncia y seguimiento de este asunto. Sin reconocer errores de ningún tipo por parte del equipo de gobierno ni de la concejal responsable del área, cuya dimisión tuvimos que pedir en el último pleno al entender que no solo no había hecho bien su trabajo, porque tendría que haber comprobado qué permisos y licencias debían tener estas empresas para su actividad, sino porque, aun sabiéndolo, no hizo nada para solventarlo, dejando pasar el tiempo dándonos largas y excusas hasta que un buen día, deprisa y corriendo, y tras un informe elaborado por el secretario del Ayuntamiento a petición de los grupos de la oposición, donde se decía claramente que se estaba cometiendo una irregularidad legal, se puso un parche para salvar por lo menos los muebles. A nosotros, sinceramente, no nos basta. No nos basta por varios motivos, pero quizá dos sean los fundamentales. Porque ha puesto en peligro la vida de todas las vecinas y vecinos de nuestra ciudad, dejándoles en un desamparo legal en caso de accidente con uno de estos patinetes. La suerte ha querido que no tengamos nada grave que lamentar, pero podría no haber sido así. Y, segundo, porque, curiosamente, la primera empresa que llegó a Tres Cantos con los patinetes lo hizo como un proyecto piloto y, curiosamente también, pertenece a un ex alto cargo del PP de la Comunidad de Madrid. A dicha empresa no se le ha cobrado ni un solo céntimo durante los dos años en los que sus patinetes han generado lucro en Tres Cantos.

            Pero no solo de aceras y patinetes anda el juego. Del mismo cariz ilegal ha sido lo que han hecho con el Lago Central cediéndoselo a una empresa sin convenio de colaboración válido y, por supuesto, sin cobrarle tasa o canon alguno. La cosa es sencillo: un amigo monta una empresa de alquiler de barcas y canoas en el lago. La concejal de Deportes no pierde ni un minuto y le pone el Lago Central en bandeja para su actividad. Se hacen un video estupendo para promocionarlo. La actividad se llena poco a poco de vecinas y vecinos que pagan un alquiler a dicha empresa. Y decimos empresa porque es lo que es, nunca ha sido una asociación tricantina, que tendría derecho a la utilización de espacios municipales una vez cumplidos los requisitos. Nuestro Grupo se dispone a hacer un seguimiento de este asunto. Pedimos el número de inscripción de dicha “asociación”. La concejal nos dice que hay un retraso administrativo y que aún no está inscrita. Nos parece raro, así que insistimos. Le pedimos que nos envíe el convenio firmado con ellos. Nos manda, unos cuantos días más tarde, un documento en el que las fechas no coinciden, un documento que solo va firmado por la concejal y no por la junta directiva del presunto “club”, un documento que no firma digital, un documento que, como todos los convenios del Ayuntamiento, tampoco tiene la firma del alcalde ni mucho del secretario, que tiene que dar fe.

            Un documento, a todas luces, falsificado. Para salir del paso. Pero el paso le ha pillado a pie cambiado, porque hemos seguido insistiendo pleno tras pleno, hasta que tuvo a bien decirnos, harta ya, imaginamos, que el convenio había caducado (falso, porque el convenio fake que nos mandó era prorrogable) y que se había paralizado la actividad. Es lo que viene siendo pillarle a alguien con las manos en la masa, sin duda.

            La mayoría absolutista del PP en nuestro municipio piensa que la ciudad es suya y de sus amigos. Y concede tratos de favor a empresas día sí día también. Malos gobernantes, sí, pero también pésimos gestores. Tres Cantos es una ciudad moderna, comprometida socialmente, generosa, innovadora. No es la ciudad sin ley para algunos, para algunos muy pocos, que quiere el PP.

Artículo publicado en la Tribuna Abierta del PSOE de Tres Cantos en el medio www.soy-de.com (diciembre 2021)

Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Personalizar cookies
Privacidad