El Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos celebra que el gobierno del PP haya escuchado al menos algunas de sus sugerencias desde que, por la crisis sanitaria, se trasladara el mercadillo municipal al recinto ferial y los autobuses L1, L2 y L3 empiecen este jueves 15 de octubre a tener parada cerca del espacio. Esto permite que los vecinos no se vean obligados a coger el vehículo privado.

Ya se había hecho realidad de forma parcial su solicitud de la instalación de sombras en agosto, mediante la colocación de unas pequeñas carpas que daban algo de respiro a los compradores.

Desde el Grupo Municipal Socialista trasladamos desde el primer momento al gobierno nuestro descontento con la nueva situación del mercadillo, debido al mal estado del recinto ferial y la mala conexión de transporte con la que contaba. Esto hacía necesario el uso del coche privado, o caminar largas distancias con los carros o bolsas de la compra, misión imposible para personas mayores o con problemas de movilidad.

“Aunque la mayoría de las mejoras propuestas no se han hecho realidad, nos alegramos de que algunas de nuestras propuestas fueran recogidas por el equipo de gobierno y se estén poniendo en marcha para incentivar la compra en el mercadillo, fomentando la compra local y facilitando la vida a nuestros vecinos y vecinas”, comenta la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Silvia Lucena.

Alguna de las propuestas que compartimos fue la de devolver el mercadillo a la Avenida de la Vega, pero ocupando un mayor espacio del que venía haciéndolo hasta la pandemia. Pero, viendo que esta no era la voluntad del equipo de gobierno, se solicitó la mejora del acceso al aparcamiento, del asfaltado para evitar caídas, del control de acceso a peatones, la instalación de sombras para los días de calor, arreglo de desagües para evitar que se estanque el agua cuando llueve o la señalización de plazas para personas con discapacidad en el aparcamiento para facilitar su acceso al recinto ferial.

“Seguiremos insistiendo en el resto de las mejoras que quedan por hacer, si es que el gobierno de Tres Cantos no acepta devolver el mercadillo a su lugar original”, concluye Lucena.