El 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. Este año cobra especial relevancia por la forma en que la pandemia de la COVID-19 ha alterado nuestras vidas cotidianas.

Los niños y adolescentes han debido adaptarse a las clases a distancia, sin contacto directo con amigos, compañeros y profesores, pero con la misma ansiedad y estrés que les producen exámenes y trabajos. Los trabajadores se enfrentan a un futuro incierto, especialmente los que poseen salarios más bajos o trabajos más inestables. Los sanitarios acuden cada día a sus centros de trabajo con el miedo de llevarse el virus a sus propias casas, donde conviven con sus familias. Y los familiares y amigos de las víctimas deben enfrentarse a un duelo muy complicado en el que no han podido ni siquiera despedirse. Estas circunstancias y la propia situación de confinamiento han afectado, de forma indudable, a la salud mental de las personas.

Según la OMS, y por la experiencia de otras emergencias pasadas, las necesidades de apoyo psicosocial y de cuidado de la salud mental se van a ver incrementadas de forma notable en los siguientes meses y años. Por ello, este año el Día Mundial de la Salud Mental se va a centrar en la petición del incremento de la inversión en programas de salud mental. “Por todo esto, es fundamental priorizar nuestro trabajo en este sentido y poner en marcha nuevas iniciativas y aquellas que ya estaban previstas, como el Plan municipal de prevención del suicidio, que fue aprobado como moción de nuestro Grupo en octubre de 2020”, indica la portavoz del Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos, Silvia Lucena.

 

Silvia Lucena pide más inversión en programas de atención psicosocial. 

 

“Para nosotros siempre ha sido una prioridad, y ahora con más motivos. No podemos entender que un plan que debía estar en marcha en 2020 ni siquiera haya empezado a diseñarse. Únicamente nos han reportado una reunión hace ya un año. A partir de entonces lo metieron en un cajón y nunca más se acordaron de él”, añade Lucena.

Dada la excepcionalidad de la situación actual y la necesidad de incrementar las partidas en atención psicosocial declarada por los expertos en la materia “esperamos que se tomen en serio la atención a la salud mental de los tricantinos y se pongan a trabajar en ese plan tan importante para cuidar de nuestros vecinos y vecinas”, concluye la edil.