Tras una inversión de casi 20 millones de euros, el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, reabre al tráfico la madrugada del 27 de agosto una infraestructura fundamental para vecinos y vecinas de la carretera M-607.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha finalizado las obras de reparación del viaducto del Nudo de Colmenar que sostiene el ramal de conexión entre la M-607, sentido Madrid, y la M-40, sentido A-1, y por tanto, esta noche se reabrirá al tráfico.

Con un presupuesto de 19,5 millones de euros, esta actuación demuestra el compromiso del gobierno central con la conservación de las carreteras de su titularidad, y más concretamente en el ámbito de las estructuras. Las inspecciones periódicas de las estructuras de la Red de Carreteras del Estado, y la planificación de actuaciones de rehabilitación, garantiza la seguridad de los usuarios de las vías.

En julio de 2019, tras el comienzo de los trabajos de reparación de la estructura y fresado del firme, se observaron una serie de patologías de extrema gravedad, imposibles de detectar en fases previas; en septiembre, y tras analizar las conclusiones de los diferentes informes de organismos públicos independientes, y de varios expertos en cálculo de estructuras del sector privado, se tomó la decisión de demoler el tablero existente y proceder a su reconstrucción.

Posteriormente, en diciembre, tras la aprobación del proyecto de demolición, comenzaron los trabajos de demolición del tablero existente. Se han ejecutado siguiendo un procedimiento de desmontaje controlado del tablero en tramos de unos 10 metros de longitud, cortados previamente con hilo de diamante y apeados en torres metálicas provisionales, procediendo al izado y acopio de las piezas con una grúa de gran tonelaje, para su demolición mecánica y transporte a vertedero.

De manera simultánea a los trabajos de demolición, en el mes de febrero de 2020 empezaron los trabajos de construcción del nuevo viaducto hiperestático de 17 vanos, con una sección transversal de tipología de viga monocajón prefabricada con losa de hormigón ejecutada in situ sobre prelosas prefabricadas. El nuevo tablero está compuesto por 22 vigas prefabricadas de planta curva, de canto constante de 1,70 m, y vigas martillo de canto variable, de 1,70 a 2,55 metros, en los extremos de los vanos de mayor luz.

Las cimentaciones, pilas y estribos se han mantenido acometiendo las actuaciones de reparación y refuerzo necesarias.

En estos días pasados también se ha trabajado en la restitución de los desvíos de tráfico e itinerarios alternativos que han estado en servicio durante la ejecución de la obra.