El pasado sábado 15 de junio ha quedado constituida la nueva Corporación Municipal de Tres Cantos, con la presencia de nuestros cuatro concejales: Vicente López, Silvia Lucena, Yonatan Pereira y Carolina Muñoz.  Aquí os dejamos el discurso de nuestro candidato a alcalde que, a pesar de la mayoría absoluta del PP, presentó su candidatura y obtuvo ocho de los 21 votos, apoyado también por Ganemos y Podemos Tres Cantos. 

Tras la celebración de las elecciones del pasado 26 de mayo, nos toca hoy, 20 días después, constituirnos en Corporación; en la Corporación que va a gobernar nuestro municipio durante los próximos cuatro años. Intervengo ante ustedes, antes de la elección de alcalde a la que dentro de unos minutos procederemos y a la que optaré siendo conocedor de las reglas básicas de la aritmética, para agradecer en primer lugar a todos los ciudadanos el ejemplo de civismo y democracia que el día de las elecciones nos ofrecieron.

Quiero en segundo lugar felicitar a todos los compañeros de Corporación, sin excepción alguna, por su elección como tales representantes. Elección que es una responsabilidad de la que las tricantinas y tricantinos nos pedirán cuentas.      

Estoy seguro de que todos sabremos responder con trabajo y con honradez a la confianza que en nosotros se ha depositado. Aprovecho para reconocer, públicamente, el gran trabajo realizado durante todos estos años por Lydia Martínez al frente del Grupo Municipal Socialista. Gracias Lydia.

En este sentido, obligado es agradecer muy especialmente su voto a todas aquellas personas que han confiado en nuestra candidatura. En la candidatura del Partido Socialista Obrero Español de Tres Cantos.

Puedo asegurarles que aunque el gobierno de nuestro pueblo vaya a recaer en otras manos, ejerceremos nuestra labor de oposición desde la firmeza y desde la responsabilidad, y siempre en defensa de los superiores intereses de nuestras ciudadanas y ciudadanos, de los valores que compartimos con ellos.

Los valores esenciales consagrados en nuestra Constitución, que caracterizan al Estado social y democrático de derecho, entre ellos la igualdad y solidaridad entre todos los españoles; que en el ámbito municipal que nos compete, se traduce  en la defensa de los servicios públicos, cuyo desmontaje asistimos en tantas y tantas administraciones gobernadas por la derecha, la lucha contra la precariedad laboral de todos, pero especialmente de las mujeres y los jóvenes, el derecho a la vivienda, la protección de los mayores y los más necesitados; así como a la consecución de un medio ambiente y una ciudad sostenible, al servicio de las personas y a la protección del planeta que debemos dejar a nuestros hijos y nuestros nietos; no de los intereses de los especuladores y depredadores urbanísticos.

Como he anunciado al inicio de mi intervención, me postulo para optar a la alcaldía en esta sesión, y aunque no es difícil adivinar el resultado final, la salud democrática de esta ciudad exige dar este importante paso. El debate, y en su caso, la confrontación o el acuerdo, es intrínseco al sistema democrático. Quiero dar las gracias a Ganemos y a Podemos por su apoyo en esta votación.

La victoria del Partido Popular es incuestionable. Ha obtenido un 45% de los votos, pero ni queremos ni debemos olvidar al 55% de los votantes tricantinos que se decantaron por otras opciones políticas.

La movilidad urbana e interurbana, la vivienda, nuestros mayores, nuestras mujeres y nuestros jóvenes, el tejido asociativo y su participación política y social más allá del ámbito estrictamente corporativo e institucional, el pequeño comercio, las personas con capacidades diferentes, la vida cultural, el buen funcionamiento de las empresas municipales, el deporte, los empleados públicos, la lucha contra el cambio climático, y un largo etcétera son prioridades para nosotros, en las que estamos obligados a buscar y, en su caso, hallar puntos de encuentro.

Desde estas premisas, ejerceremos de forma rigurosa nuestra labor de control e intentaremos que el mayor número posible de nuestras propuestas puedan ver la luz. No toleraremos, en ningún caso, que los derechos de los más desfavorecidos, que los derechos sociales  que tantos y tantos años ha costado que se reconozcan, sean papel mojado en manos de una administración conservadora.

Al nuevo alcalde y a su nuevo equipo de gobierno, les felicitamos desde la prudencia. El devenir de los hechos demostrará si la responsabilidad que ahora recae sobre ellos es merecida. Deberán demostrarlo con el diálogo, el respeto a las minorías, el consenso y la falta de prepotencia. Sin dudar de ello, no puedo dejar de instar desde aquí a que efectivamente ése sea el modo de gobernar. Tristemente, ejemplos sobrados de administraciones conservadoras y que han hecho de esa prepotencia su forma de actuar, no abonan especialmente la confianza. La pelota está en su tejado.

Por nuestra parte, nos pondremos a disposición del nuevo alcalde para dialogar sobre todo aquello que pueda ir en beneficio de nuestro pueblo, de nuestros vecinos y vecinas. En ello siempre nos encontrarán. En lo contrario, en los intereses de los poderosos, el desmontaje de lo público, las prebendas, el amiguismo y la prepotencia, siempre nos tendrán enfrente.