Hoy queremos hablar de una moción importante que presentamos con el resto de la oposición y se aprobó con sabor agridulce, en el pleno del mes de febrero, sobre el Servicio de Ayuda a Domicilio de la Comunidad de Madrid, que es muy deficiente y tiene graves carencias.

Podría haber sido punto de inflexión interesante, ya que llevamos meses trabajando en ella desde las diferentes comisiones a raíz de las propias quejas de los usuarios. 

Hemos detectado incluso que puede haber incumplimiento de contrato por parte de la empresa que presta el servicio: cambios de auxiliares, impuntualidades, dejar de prestar el servicio en varias ocasiones provocando que los usuarios se queden, por ejemplo, sin comer…

La intención de la moción era llamar la atención y que desde el Ayuntamiento de Tres Cantos pongamos en conocimiento de la Comunidad de Madrid lo que está ocurriendo. Pedíamos que se hiciera un estudio de calidad, tipo encuesta, con los usuarios, para trabajar de manera proactiva, porque estamos hablando de personas grandes dependientes en muchos casos y su capacidad de denunciar estos atropellos no es fácil. 

Uno de los argumentos que esgrimió en el pasado pleno la concejala de Salud, Carmen Posada, para oponerse a la moción, es que había muy pocas quejas. Si bien es cierto que muchas veces se muestra abierta a darnos información, cosa que le reconocemos, cuando llega el momento de tocar a sus “mayores” (el PP de la Comunidad), se niega.

Creemos que si no somos capaces de ponernos de acuerdo en un tema tan sensible como este, flaco favor nos estamos haciendo. 

Como este mandato ya se está terminando y preocupa al gobierno más las obras que las personas, gane quien gane las elecciones municipales de mayo es un tema que hay que solucionar porque no es justo, ni ético, ni moral lo que está ocurriendo con las personas dependientes en Tres Cantos.