Este lunes, nuestra concejala Verónica Gómez y nuestra portavoz y candidata a la alcaldía de Tres Cantos, Lydia Martínez, participaron en el espacio #DeCerca de Canal Vicus y, entre los temas que tocaron, el principal fue el de la situación de los vecinos de las 1.000 viviendas.

Aquí os resumimos lo más destacado que dejó la charla.

Acabamos y empezamos el año hablando de las 1.000 viviendas y, por desgracia, cada nueva noticia es para peor. 

En un principio, aquellos que se iban a quedar con la vivienda, que iban a hacer uso de la opción a compra, estaban ya averiguando para sacar su hipoteca para poder hacer frente al pago de sus viviendas que, hay que recordar, se encarecieron en 60.000 euros, un mes antes de poder hacer ese uso de la opción a compra, la empresa Fidere hipotecó las fincas y no horizontalmente haciendo la división sino en su conjunto. 

¿Qué ha supuesto esto? Que cuando los vecinos han ido a los bancos y al registro para pedir las notas se encuentran que tienen unas cargas y no se sabe cuándo se van a quitar, lo que retrasa el proceso de compra y ya no saben si los bancos les respetarán las condiciones pactadas. 

Al tener las viviendas un propietario privado, los vecinos se encuentran totalmente desatendidos, porque Fidere hace y deshace según su interés y su interés es poder alquilar esos pisos a precios mucho más altos. 

La sensación es que se están poniendo todas las trabas posibles y todo el mundo se lava las manos como Poncio Pilatos. Lo único que hizo el director general de la Vivienda de la Comunidad de Madrid fue el documento en el que recomendaba tasar esas viviendas como libres y aún así algunas tasadoras no han hecho ni caso a esto, con lo que los compradores ni siquiera pueden conseguir el 80% de financiación y les supone otro quebranto económico a estos jóvenes de Tres Cantos que tuvieron que cumplir un montón de requisitos para poder acceder a estos pisos que eran protegidos. 

Como consecuencia de todo esto, hay muchísima gente que se está teniendo que ir de la ciudad, familias con críos, porque, además, los que quieren seguir alquilando, tienen que asumir un incremento de 300 euros en los últimos tres años sin que se les arreglen todos los desperfectos que hay. Y ya hay 400 viviendas libres en alquiler remodeladas a súper lujo y con costes desorbitados. 

Esto nos afecta a todos, no solo a los inquilinos, porque al final es el mayor casero de Tres Cantos y marca los precios en la ciudad. 

Es uno de los grandes retos a los que tenemos que buscar solución. No nos olvidemos que quedan pendientes las ventas de otras fincas para el mes de mayo. Pero no podemos dejarlos solos, no es justo. 

La capacidad de ayuda que tenemos es la que hay, porque es un tema que ahora no tiene solución, pero que sí la tuvo con la Ley Por un Precio Justo que quisimos impulsar desde el PSOE y PP y Cs impidieron que saliera. 

Ahora insistimos al PP para que utilice todos sus medios y conocimientos en la Comunidad de Madrid para intervenir a favor de los vecinos de las 1.000 viviendas y se quedan cruzado de brazos. Genera indefensión e impotencia.