Cuando preguntas al gobierno local sobre sus planificación para convertir Tres Cantos en una ciudad ejemplo de eficiencia energética y lucha contra el cambio climático y te contestan con circunloquios interminables para finalizar diciendo que están cambiando las luminarias públicas por LED, es que no han entendido nada, es que no saben nada.

Por supuesto que cambiar las luminarias es una acción que ha de realizarse, pero debe formar parte de un conjunto amplio para que realmente nuestro municipio sea eficiente e inteligente. Ese es el futuro de toda urbe que se precie. Aunque aquí, como llevamos denunciando desde hace muchos años, el Partido Popular está seco de ideas, de proyectos, de imaginación. Supongo que su mayor ideario será que cuando terminen de remodelar todos los sectores, iniciarán, de nuevo, la remodelación del primero que realizaron, así en bucle.

Uno no puede más que sentir envidia al escuchar a alcaldes y alcaldesas que se ponen al frente de proyectos renovadores, liderando los cambios para sus municipios. Ciudades de todos los colores políticos, porque esto no es solo ideológico, es de responsabilidad con el planeta y de sensibilidad con los vecinos.

Tres Cantos necesita una verdadera revolución, pero para que esta revolución se produzca, hace falta liderazgo –algo que escasea–, propósito, visión, y sentido de la dirección. Necesitamos escenarios para 2020, 2030 y 2050. Quedarnos atrás en esta carrera es renunciar al futuro.

Promover medidas de eficiencia energética para los edificios públicos, para el parque de viviendas y para los negocios. Los costes de energía representan un alto porcentaje del presupuesto de los edificios públicos y de los bolsillos de los ciudadanos, lo cual se traduce en una cantidad significativa de energía desperdiciada. La instalación de tecnología de eficiencia energética y otras tecnologías de energía renovable puede reducir drásticamente estas pérdidas.

Las ciudades más avanzadas están apostado por la geotermia, por convertirse en generadores de energía. Promueven sistemas automatizados de control para consumidores de electricidad en redes de energía urbana. Buscan tecnologías de almacenamiento de energía. Aplican medidas fiscales y ayudas económicas.

Mejorar el transporte público, animando a la población a utilizarlo, evitando en el día a día sus vehículos particulares. Crear carriles para ciclistas seguros y respetuosos con los peatones. Potenciar el comercio y los servicios básicos de cercanía para que andando se pueda realizar cualquier gestión que necesiten los vecinos, como hacer compras, ir al banco o al ayuntamiento.

Todas estas medidas ya las están poniendo en prácticas las ciudades más inteligentes y eficientes del planeta. En Tres Cantos, el gobierno del PP sigue mirando al pasado,  anclados en una gestión de cartón piedra. Necesitamos políticos que estén dispuestos a liderar el cambio que nuestra ciudad necesita. Desde el PSOE apostamos por ello.