En el pleno ordinario de noviembre, el PSOE de Tres Cantos, junto con Ganemos, presentamos conjuntamente una moción para declarar a Fidere, el fondo buitre al que la Comunidad de Madrid vendió las 1.000 viviendas de Tres Cantos, grupo empresarial non grato. 

Pese al enorme margen de beneficio que la crisis económica y la legislación de la Comunidad de Madrid le han permitido, Fidere se negó a negociar con los actuales inquilinos, para no disminuir los 180.000€ que la ley le permite cobrar por cada vivienda, sabiendo que este precio es semejante al de otras viviendas no protegidas del Nuevo Tres Cantos y sin tener en cuenta la situación más que delicada, en la que quedan muchas de las 1.000 familias.

En una zona que está falta, hoy por hoy, de servicios, en la que se hicieron promociones con mala ubicación (afectadas por la carretera y el corredor ferroviario) y con calidades de construcción muy discutibles.

Además de esto, el Fondo de Inversión Fidere no se siente obligado a cumplir con los objetivos para los que fueron levantadas estas viviendas con el apoyo público. Esto es, el ser una atractiva oportunidad para la emancipación de jóvenes de la localidad, como así lo publicitaron las revistas de la Comunidad de Madrid, el Boletín del Ayuntamiento y diversos medios locales y nacionales. No ha tenido en cuenta su propósito primordial: ser viviendas de protección oficial para jóvenes cuyos recursos no les permiten acceder a viviendas de precio libre.

En los últimos meses, los vecinos nos han informado de que en las urbanizaciones pertenecientes a Las 1.000 viviendas de Tres Cantos, han tenido lugar las siguientes situaciones:

  • El propietario Fidere no está reparando lo más primordial (grietas en viviendas particulares y fachadas, columnas erosionadas por la humedad, muros de contención desplazados, sumideros atascados, garajes mal construidos, y humedades continuas).
  • Las escasas reparaciones efectuadas (baldosas, pintura, etc.) no guardan la estética previa de los bloques o no tiene la más mínima seguridad (relleno de grietas con mortero sin elaborar estudio de evolución de las mismas, lo que provoca que estas hayan llegado hasta la azotea).
  • Toda esta situación genera en los vecinos indefensión y falta de seguridad y garantías en un momento en el que tienen que decidir la posible opción de compra que les endeudará con una entidad bancaria durante muchos años.
  • El propietario hace dejación evidente del mantenimiento, incluso en cuestiones fáciles de solucionar. Como ejemplo, la mayoría de los extintores están fuera de sus anclajes (los anclajes no soportan el peso de estos), lejos de su ubicación legal (por normativa vigente) y, en la mayoría de los casos, sin presión suficiente. Habiendo sido teóricamente revisados por la empresa encargada en estos últimos meses.
  • Incluso, existen viviendas cerradas y vacías a día de hoy, que Fidere no desea sacar al mercado para poder reservarlas para el alquiler en el mercado libre al transcurrir el plazo fijado desde la calificación definitiva. A los solicitantes, actualmente, se les está indicando que la propiedad no cuenta con ninguna vivienda vacía disponible.
  • Fidere está realizando reformas en viviendas desocupadas, incumpliendo la obligación de ponerlas a disposición de quienes las demanden, esperando a que pase el periodo de protección y se conviertan en viviendas libres que alquilarán a precios especulativos, aprovechando la falta de oferta en nuestra ciudad. Para colmo, enganchan las máquinas en puntos de luz comunitaria (electricidad que pagan los vecinos); o, incluso, en los plafones de luz de emergencia, que quedan inutilizados durante la obra. Además, utilizan líneas de luz para conectar maquinaria que requiere mayor sección de cable por seguridad.
  • Fidere hace caso omiso a los requerimientos de los inquilinos, incluso cuando solicitan algo tan básico como reparar el flujo de agua fría (tres meses de demora en la reparación). Fidere se niega a desglosar las cuentas de la comunidad que los inquilinos pagan y no muestra las facturas de gastos.
  • Por otro lado, la relación con los grupos municipales, representantes de la totalidad de vecinos de Tres Cantos ha sido de absoluta falta de respeto. Sólo en una ocasión acudieron al Ayuntamiento a una reunión con todos los grupos en la cual no hubo ninguna receptividad por su parte. A partir de ese momento, la escasa relación ha sido siempre con el equipo de gobierno.
  • Fidere no ha contestado a peticiones efectuadas por escrito y firmadas por todos los grupos municipales.
  • Han convocado reuniones en su sede, en Madrid, a las que los grupos de la oposición, que conjuntamente representan a la mayoría de los vecinos y vecinas no han sido invitados. De hecho, nos consta que han sido vetados explícitamente.
  • Ha cancelado visitas de inspección de desperfectos al ser conocedor de que iban a estar presentes todos los grupos de la oposición.
  • No han respondido a la convocatoria oficial de la Comisión Informativa de Ciudad de esta corporación municipal.En definitiva, han mostrado un absoluto desprecio por los representantes de la ciudadanía de Tres Cantos.
  • No quieren dar ninguna salida a la problemática de la vivienda para jóvenes de bajos recursos en nuestro municipio.
  • Muestran una evidente desidia hacia el mantenimiento de las viviendas, aun incumpliendo los más mínimos requisitos de habitabilidad en algunos casos.
  • Son conocedores de que adquirieron, a bajo precio, viviendas pensadas para fines sociales, y que estas fueron construidas con apoyo del municipio y de la Comunidad, pero las utilizan como un medio para especular. Sabiendo que se trata de un bien de primera necesidad, buscan beneficios abusivos.
  • Han ignorado sistemáticamente la solicitud de revisión del precio de dichas viviendas teniendo en cuenta sus características reales en cuanto a metros útiles, ubicación, características, especificaciones y calificaciones.
  • Se niegan a mantener congelado temporalmente el alquiler a familias con dificultades para evitar la exclusión social de vecinos de este municipio a los que aboca a una forma de vida empobrecida y/o al abandono de nuestra localidad que ha sido su hogar durante los últimos años.

Por lo tanto, al Pleno del Ayuntamiento solicitamos:

Que la mercantil Fidere y todo su grupo empresarial sea declarado non grato en Tres Cantos tras las reiteradas faltas de respeto:

  • a los jóvenes vecinos, inquilinos de las 1.000 viviendas del Nuevo Tres Cantos
  • a los representantes democráticamente electos de todos los tricantinos/as
  • a las instituciones municipales