El de ayer no fue un Pleno más el de Tres Cantos. Después de algo más de tres horas de sesión, cuando llegó el turno de ceder la palabra a los vecinos, se sucedieron uno tras otros los testimonios de los damnificados de Las Mil Viviendas, a cual más emotivo.

Vestidos de negro, para expresar el luto por lo que para muchos significará la inminente pérdida de sus viviendas, algunos entre lágrimas y sin poder articular las palabras, expusieron situaciones particulares. “Estamos indignados, hartos. Tras la ilusión y las promesas iniciales, con la foto de rigor, que se hicieron los políticos al entregarnos los pisos muy cerca de las elecciones, hemos vivido 11 años de pesadilla, abandono y desamparo”, dijo la primera en intervenir.

“¿Cuántas horas duermen ustedes? Yo, desde que recibí el burofax de Fidere duermo apenas tres”, confesó otra vecina.

“Mi hijo de 9 años llora porque no quiere irse de Tres Cantos, separarse de sus amigos, dejar su amado colegio”, manifestó Angélica, una madre soltera.

Entre reproches al equipo de gobierno por su falta de apoyo, alguno también recriminó que ni siquiera hayan atendido las quejas del pésimo estado de algunos sectores de Las Mil Viviendas”.

“Lo siento porque en el fondo todos os hemos fallado”, dijo nuestra portavoz Lydia Martínez para cerrar su intervención. Y es que ante tanto relato estremecedor, de vidas que se ven rotas por una injusticia, no había mucho para decir, más que dar nuestro apoyo, que volverán a tener en la manifestación que han convocado para el sábado 6 de octubre, a las 12,00 h en la Plaza de Antonio Gala.