El viernes 2 de febrero, en la Comisión de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Asamblea de Madrid, tuve la ocasión de acompañar y escuchar a la presidenta de la Asociación de las 1.000 Viviendas de Tres Cantos. En su comparecencia, Beatriz Gómez, explicó de forma clara y evidente la injusticia que están sufriendo y que, si no se impide en lo que queda de año, sufrirán cuando no les permitan comprar sus viviendas por el precio comprometido en el sorteo del año 2007. Gracias Beatriz por tu dedicación y esfuerzo.

A continuación de la comparecencia se presentó la PNL (Proposición No de Ley) a petición del Grupo Parlamentario Socialista, instando al gobierno de la Comunidad de Madrid a buscar una solución que garantice las mejores condiciones a los inquilinos de las 1.000 viviendas de Tres Cantos cuando tengan que ejercer su derecho a compra o continuidad de alquiler. Esta propuesta fue aprobada, con la excepción del Grupo Parlamentario de Podemos que se abstuvo en la misma.

La solución está en el tejado de la Comunidad de Madrid. Es quien tiene la posibilidad de revertir esta situación, modificando el coeficiente de actualización que permita la compra de las viviendas de protección pública a un precio justo y razonable, o lo que es lo mismo, al precio que se comprometieron tanto el Ayuntamiento como la Comunidad en el sorteo de 2007, un par de meses antes de las elecciones municipales y autonómicas.

Lo ocurrido el pasado viernes en la Asamblea de Madrid es un paso hacia delante en esta triste carrera de fondo que, aunque todavía difícil, sí marca el camino a seguir y dónde incidir para conseguir el objetivo.

Las fechas apremian, ya que el plazo para la finalización de los contratos es de meses, pero si todos remamos en la misma dirección se podrá conseguir que las 1.000 viviendas construidas para jóvenes de nuestra ciudad al precio de 120.000€ no se conviertan en un negocio redondo para un fondo de inversión, permitiéndoselas vender a 180.000€ cada una.

Es tiempo de hechos y no solo gestos, por eso apremio al Partido Popular que pase a la acción, que cumpla su compromiso y “buenas palabras” que luego no se reflejan en la realidad, y a su socio de gobierno, Ciudadanos, que haga valer su apoyo al PP condicionándoles a revertir esta situación.