En septiembre del pasado año hubo un compromiso entre el gobierno local, los vecinos de las 1.000 viviendas y la oposición. El Gobierno se comprometió a realizar una tasación de una vivienda tipo, pero después de más de tres meses aún no se ha hecho. El otro acuerdo alcanzado fue mantener una reunión con el director general de la Vivienda de la Comunidad de Madrid, en el que hubiera representación del gobierno local, los vecinos afectados y la oposición. Después de tres meses, la reunión se ha efectuado pero sólo ha comparecido el alcalde. Los vecinos y la oposición han tenido conocimiento de la reunión por la prensa.

A final de este año y principio de 2019 finaliza el proceso de venta de las 1.000 viviendas que se inició hace 10 años, y que ahora son propiedad de Fidere. Este año es crucial para conseguir que la compra o alquiler se realice de acuerdo al sorteo de adjudicación inicial, una circunstancia que básicamente está en manos de la Comunidad de Madrid, de ahí la reunión prevista con esa administración en principio con representación de gobierno, vecinos afectados y oposición.

En contra de este compromiso, el alcalde ha realizado la reunión solamente con representación de la Comunidad y el gobierno local. Una vez más, Jesús Moreno ha incumplido los acuerdos o las propuestas que ha venido realizando en torno a las 1.000 viviendas.

En el pasado pleno de diciembre vecinos afectados recordaron al gobierno el compromiso de realizar una tasación, pendiente desde hacía tres meses, para conocer el valor actual de estas viviendas que ahora Fidere pretende vender por 180.000€ (la empresa las compró por 72.000€), basándose en el cálculo con el coeficiente “máximo” que se puede aplicar según la normativa de la Comunidad de Madrid. Por ello, era importante la reunión con el director general de la Vivienda. Ahora, lo que ocurrió en esa reunión será la versión que el alcalde traslade sin que haya más testigos.

“El alcalde, una vez más, ha incumplido sus compromisos. La reunión que se había planteado con gobierno, vecinos y oposición, ha quedado en una reunión entre los dos representantes de los gobiernos de las dos administraciones que, como venimos comprobando durante estos años, han hecho un frente común para desinhibirse del problema y de la solución. El alcalde ha ninguneado a los vecinos y a la oposición, hemos tenido que conocer por una nota de prensa que hubo esa reunión, y es una falta de respeto que ni tan siquiera avisara que se iba a realizar” afirma Lydia Martínez, portavoz del Grupo Municipal Socialista. “

Ahora, Moreno tendrá que informar de lo tratado. En principio, la nota de prensa dice que ha solicitado información a la Comunidad de normativa y regulación, pero eso es algo público, lo que se pretendía en esa reunión era poder hacer planteamientos para dar una solución al precio de la vivienda. No hay que olvidar que, en principio, si se mantiene el precio en base al coeficiente “máximo”, que es la intención de Fidere y que la Comunidad admite, resulta que una vivienda protegida para jóvenes saldrá más cara que las de mercado libre.