Nuestra vecina y compañera del PSOE encabeza la lucha para que personas con alguna discapacidad intelectual puedan votar.

El primer paso se dio en el Pleno de la Asamblea de Madrid el pasado mes de junio. Allí, el PSOE-M presentó una propuesta para pedir al Estado regular de una vez por todas el derecho a voto de las personas con discapacidad intelectual. Nerea Cuervo, vecina y compañera del PSOE de Tres Cantos, quien sufre un síndrome de insuficiencia madurativa y tiene reconocida una incapacidad del 66%, se convirtió desde el inicio en todo un símbolo de esta lucha.

Para que España se adapte a la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, a la que España se unió hace ocho años, los socialistas madrileños exigieron la modificación de la Ley Orgánica de 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.

Una vez aprobada por unanimidad en el parlamento regional, la diputada socialista Mónica Silvana González fue la encargada de defender la proposición de Ley de reforma, a principios de este mes de noviembre, en el Congreso de los Diputados. Y otra vez ahí estaba Nerea para ponerle cara a las 100.000 personas que en España, por discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo, se les ha modificado la capacidad jurídica para limitar drásticamente sus derechos políticos.

“Quiero que ellos tengan el mismo derecho que yo”, dijo Nerea ese día en una entrevista con El País. A sus 29 años, ella conserva su derecho al voto porque sus padres no quisieron incapacitarla para que fuera lo más independiente posible y asumiera responsabilidades.

“Creemos que es la forma más lógica de evolución, no queríamos meterla en la burbuja”, asegura su padre, Gerardo Cuervo.

Ahora Nerea lucha porque sus amigos con diversidad intelectual puedan votar al igual que ella, como defendió en la entrevista: “Cuando incapacitan a alguien se hace para evitar las posibles estafas, pero los jueces no valoran cuánto te van a proteger, simplemente te quitan todos los derechos de golpe y todos los asume el tutor legal. No me parece una forma de proteger adecuada”.

“Esta iniciativa no solo servirá para que se completen los derechos de las personas con alguna discapacidad intelectual, sino que va a mejorar y legitimar al conjunto del sistema democrático”, explica en el mismo reportaje la diputada González. “Y es responsabilidad nuestra, de los representantes públicos que hemos sido elegidos democráticamente para conformar las instituciones, garantizar que esos derechos que tienen no sean vulnerados”.

“Somos conscientes también de que la legislación, por sí sola, no garantiza que las personas con diversidad intelectual gocen plenamente de sus derechos. Sabemos que se necesitan políticas y programas eficaces, con impacto real en la vida de cada una de estas personas, con capacidad para erradicar leyes, prácticas, comportamientos y creencias que aún persisten y golpean directa o indirectamente sobre los derechos de las personas con capacidades diferentes”, agrega.

El siguiente peldaño será ahora darle visibilidad a la lucha a nivel europeo. Nerea viajará a Bruselas para explicar sus argumentos ante el parlamento continental y sus diputados. No nos cabe duda de que los convencerá.