Ayer nos tocó asistir a un acto de esos que reconfortan el corazón y nos dan fuerza para seguir trabajando y construyendo ideas para una ciudad mejor para todos. Nos referimos al pequeño homenaje que la fundación Finsol organizó para Rodrigo Marco Anguela, un chaval de 13 años de Tres Cantos que, mientras cursaba 6º de primaria en el Colegio Ciudad de Columbia en 2016/17, realizó para la asignatura Valores un precioso trabajo solidario.

Rodrigo desarrolló un proyecto de ayuda a las ONGs que consistía en recoger la basura de los vecinos de su edificio y donar lo recaudado con su trabajo a Finsol para su uso en sus programas sociales. Finsol quiso ayer agradecer y visibilizar la generosidad del niño hacia las personas más vulnerables y en riesgo de exclusión.

“Por ello y por el extraordinario ejemplo que supone para el conjunto de la sociedad su buena labor, desde nuestra pequeña fundación queremos agradecérselo con este pequeño homenaje. Porque en esto de ayudar a los demás no hay retos pequeños o grandes, hay caminos a seguir y cosas que hacer en cada momento de nuestras vidas, en la seguridad de que, con ello, conseguiremos la felicidad de todos, la de los ayudados y la de los que ayudan”, nos decía la fundación en su tarjeta de invitación al acto de agradecimiento.

¡Enhorabuena a Rodrigo que nos ha llenado de esperanza a todos con su ejemplo!