Qué alegría da encontrarse con el siguiente titular en el diario El País: Seis joyas de la arquitectura sostenible en España y descubrir que, en su fotorreportaje interior, uno de esos tesoros es Arroyo Bodonal.

No es la primera vez que la urbanización tricantina, un proyecto llevado adelante por una cooperativa de vecinos y, a la vez, compañeros del PSOE de Tres Cantos, aparece como ejemplo de arquitectura comprometida con el medio ambiente, pero siempre es una satisfacción comprobar el reconocimiento a las cosas bien hechas.

En el reportaje en cuestión, Arroyo Bodonal comparte protagonismo con otros emblemáticos edificios españoles, elegidos por el propio Consejo de Construcción Verde de España, organismo que otorga el certificado LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible)  no solo por tener el codiciado sello que ya lucen 206 construcciones, sino por haber sido pioneros en el camino de la sostenibilidad.

“Se estaba desarrollando el nuevo Plan General de Ordenación Urbana y pensamos que podríamos acceder a suelo algo más barato y hacer un tipo de casa distinto’, cuenta Antonio Martínez en el artículo. Lo consiguieron y, en junio del pasado año el Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos le concedió el LEED Platino.