El 17 de junio se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía y, este año, centra su atención en los migrantes internacionales, que se estimaban en unos 244 millones de personas en 2015.

La asociación Reforesta, de Tres Cantos, es una de las organizaciones más activas en el trabajo a favor de la vegetación y del suelo y desde su trabajo cotidiano y conocimientos nos recuerdan que el desplazamiento forzoso es una de las secuelas más dramáticas y que mejor visibiliza el impacto diferenciado de la degradación ambiental entre países ricos y países pobres.

España es un país particularmente vulnerable a la desertificación, ya que un veinte por ciento de su territorio está seriamente afectado por este fenómeno y casi otro veinte por ciento adicional lo sufre de manera moderada. Además, las sequías más intensas provocadas por el cambio climático pueden afectar muy negativamente a la economía de los países norteafricanos, menos industrializados y más dependientes de la agricultura, lo cual a su vez podría acentuar los flujos migratorios hacia la ribera norte del Mediterráneo

Ante esta situación, Celia Barbero, directora técnica de Reforesta, afirma que “la gestión sostenible del suelo ha de ser una prioridad, ya que el suelo es sostén físico de la vida terrestre, garante de la seguridad alimentaria y generador de múltiples servicios”.

  • Facebook
  • Twitter

 

Además de desempeñar un papel crucial en la agricultura, el suelo es determinante en la disponibilidad de agua y de todos los recursos derivados de los animales y de las plantas (madera y productos forestales, alimentos como la leche, las setas, la miel, frutos del bosque y carne de caza y de ganado, principios activos para medicina y cosmética, etc.) Por esta razón, Reforesta se ha unido a People4Soil, una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) sostenida por más de 500 asociaciones, que solicitan a la UE normas específicas para proteger el suelo frente a las amenazas de la contaminación, sellado, erosión, pérdida de carbono y de materia orgánica y destrucción por diversas actividades. Esta iniciativa trata de recabar el millón de firmas que hará posible su presentación ante el Parlamento Europeo, con el fin de que se ponga freno a hechos como son el uso abusivo de agroquímicos o la ocupación del suelo. Se estima que, en la UE, esta última representa anualmente una superficie equivalente a la de la ciudad de Berlín.

  • Facebook
  • Twitter

Por otra parte, los próximos 16 y 17 de junio Reforesta llevará a cabo tres jornadas de voluntariado, en las que los voluntarios contribuirán a la recuperación de los bosques en Navacerrada y Manzanares el Real (Madrid). Para ello regarán los árboles plantados desde 2013, instalarán cercados para proteger los árboles del ganado y de los herbívoros silvestres y los censarán para poder evaluar su supervivencia una vez transcurrido el verano.

Estas actuaciones forman parte del elenco de acciones participativas que Reforesta desarrolla para recuperar la vegetación y proteger el suelo en diversos espacios de la Comunidad de Madrid. Al finalizar este primer semestre de 2017, Reforesta habrá organizado veintidós jornadas de voluntariado con empresas, siete con particulares y dos jornadas de Regala un Árbol, también con particulares, en las que habrán participado 919 voluntarios