Hace casi medio año que desde el Grupo Socialista le hemos venido solicitando al alcalde que nos reúna a los grupos políticos de la Corporación para informarnos cuáles son sus planes para la ciudad con respecto al uso de las parcelas municipales tanto en el Tres Cantos consolidado como en el nuevo desarrollo de la ciudad, y al mismo tiempo tener la oportunidad de trasladarle nuestras propuestas. Pero siempre recibíamos la callada por respuesta.

Finalmente, en el pasado pleno de abril se nos contestó que se actuaría según surgieran las necesidades y las solicitudes de terrenos. Sinceramente, la contestación me dejó atónita. Con mayor motivo cuando días antes en un artículo en Boletín Tricantino, el alcalde decía: “Porque contamos con un proyecto de futuro”. “Un proyecto abierto, en el que cabemos todos, porque los distintos puntos de vista nos enriquecen como ciudad”. Dos afirmaciones que son a todas luces contradictorias con la realidad, ya que después de seis meses ni quieren explicar cuál es el proyecto que tienen ni quieren que nadie participe.

Me pregunto: ¿son conscientes el alcalde y su gobierno que en los próximos años se prevé que nuestra ciudad alcance los 60.000 habitantes? ¿Son conscientes el alcalde y su gobierno que serán necesarios servicios que el municipio debe proporcionar, como escuelas infantiles, colegios, institutos, centro de salud, especialidades médicas, etc., y que se requieren espacios? ¿Dónde, cuáles?.

Al mismo tiempo habrá que ir concretando qué nuevas infraestructuras municipales de distinta índole, culturales, sociales, para la administración, deportivas, alojamientos comunitarios, cívicas, etc., serán necesarias. ¿Dónde, cuáles? Y, sí, también habrá que reservar espacios para otras necesidades o proyectos interesantes que vayan surgiendo como se nos respondió en el pleno, pero después de concretar lo más posible los servicios que son necesarios y se deben de prever.

De todo lo que se debe de realizar habrá que concretar las prioridades de actuación, los tiempos y los medios tanto municipales como los que corresponden a otras administraciones.

Nuestra preocupación y nuestra solicitud no es un disparate. Todo lo contrario, es algo sensato, necesario y responsable. Es planificación.

Nuestra solicitud es simplemente de sentido común y viene definida de manera clara y simple en la Real Academia Española. Planificación: Plan general, metódicamente organizado y frecuentemente de gran amplitud, para obtener un objetivo determinado, tal como el desarrollo armónico de una ciudad, el desarrollo económico, la investigación científica, el funcionamiento de una industria, etc.

La planificación es la manera de superar la improvisación, que en muchos casos es uno de los fracasos de ciudades y pueblos. El objetivo que hay que conseguir se incluye en la propia definición de la RAE “el desarrollo armónico de una ciudad”. Y para eso hay que concretar: ¿Quién y con quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Con qué?.

Y por último la pregunta del millón: ¿tiene el alcalde y su gobierno intención de dar respuestas a estas cuestiones? Hasta el momento actual no saben, no contestan.