Recuerdo cuando las películas de ciencia ficción tenían como trama, el futuro, “el siglo XXI”. En unas se veía un mundo terrorífico casi en estado de desaparición, con un ambiente oscuro sin luz, con aire contaminado, sin naturaleza, con personas sucias, violentas en una sociedad desarraigada; por el contrario, en otras películas se daba una visión casi idílica del próximo siglo, preciosos paisajes verdes con agua transparente, con un cielo azul y limpio, con personas felices en un sociedad avanzada. Todas esas películas, con visiones tan extremas, tenían algo en común: el futuro sería un mundo diferente.

Ya estamos cerca del segundo decenio del siglo XXI y hasta ahora todo sigue prácticamente igual. Quizás lo único que ha cambiado es el convencimiento sobre la posibilidad de optar por uno de esos dos mundos que veíamos en las películas: se puede mantener la actitud actual frente a nuestro propio planeta o por el contrario se puede intervenir en su defensa. Depende de cómo se proceda filmaremos un guión u otro para el futuro.

El problema reside en que, a pesar de que la ciencia y las experiencias confirman que no se está en el buen camino, lo cierto es que casi todo se queda en la teoría, en promesas y compromisos incumplidos, pero realmente no se actúa. ¿Será porque el bien común está subordinado al bien económico? ¿Será por qué no se quiere ver que el presente es el inicio del futuro? Puede haber distintos porqué las cosas no se hacen, pero ya es necesario pasar del se puede al se debe.

Está claro que desde Tres Cantos no cambiaremos el mundo, pero sí podemos hacer lo que debemos, ese es el reto al que nos hemos comprometido en la Corporación Municipal. En el pasado Pleno, desde el Grupo Socialista propusimos una moción, que finalmente se hizo de manera conjunta por todos, con el fin de potenciar la eficiencia energética, disminuir el consumo energético y apoyar la construcción sostenible como medidas para ayudar en nuestras posibilidades a mitigar el cambio climático y combatir el calentamiento global.

Si a esta decisión le sumamos la aprobación el año pasado de retomar la Agenda Local 21 de Tres Cantos, más la inclusión de nuestra ciudad en la Red Española de Ciudades por el Clima asumiendo las actuaciones que ello requiere y que aprobamos al inicio de este mandato, cerramos el círculo del compromiso que adquirimos con nuestro futuro y con nuestra ciudad.

Tenemos ante nosotros un reto importante, puesto que poner en funcionamiento el conjunto de actuaciones y medidas que se requieren para alcanzar los objetivos supone un trabajo transversal, continuado y complicado en algunos aspectos. Aún así somos optimistas. De hecho, el primer reto ya lo hemos superado: alcanzar el compromiso de todos los grupos municipales de la Corporación para compartir la misma meta.

El guión de nuestra película está escrito, ahora hay que rodarla.