Cuando las políticas de un gobierno no reflejan las necesidades de sus vecinos, la desafección que se produce entre unos y otros es inevitable. Y se puede comprobar claramente en el presupuesto para el área de Deportes que no acomete las necesidades reales, ni las reivindicaciones de las entidades deportivas y de deportistas que viven y padecen las necesidades y carencias que tenemos actualmente en esta materia en nuestra ciudad.

En Tres Cantos, se ha aprobado con los votos favorables del Partido Popular y Ciudadanos, un presupuesto de 44.670.629 € para el año 2017 de los cuales, 5.121.640 € corresponden al presupuesto de gastos para la orgánica correspondiente a Deportes. Una cantidad importante que supone casi el 11,5 % del presupuesto total, pero si analizamos a qué va destinada no cumple con las expectativas y necesidades tricantinas.

Desde hace años, son varias las principales reivindicaciones de los actores deportivos de nuestra ciudad: las bajas subvenciones deportivas, el envejecimiento y pobre mantenimiento de las actuales instalaciones y la necesidad de nuevas.

Un ejemplo claro son las subvenciones para las entidades deportivas, nominativas y cuyo monto total asciende a 182.249€. Año tras año, los clubes de nuestra ciudad vienen demostrando que la cantidad que reciben para desarrollar su actividad es claramente insuficiente. Si en el año 2009 estas mismas subvenciones ascendían a más de 200.000€, es fácil entender por qué no cubren sus necesidades, y en algunos casos ni tan siquiera llega para cubrir sus gastos federativos. Por no hablar de los problemas que sufren para recibirlas, que daría para otro articulo.

Para comparar el esfuerzo que hace este gobierno con las entidades locales deportivas no hace falta irse muy lejos. Nuestro vecino Colmenar Viejo, con un presupuesto muy inferior al nuestro de 34.000.000€, supera en 100.000€ la cantidad que aporta para las subvenciones a asociaciones y entidades deportivas locales alcanzando los 280.000€.

Otro tema que recurrentemente se reclama al gobierno y no recibe respuesta afirmativa, es el de las instalaciones deportivas. La ciudad crece, su población aumenta pero tenemos las mismas instalaciones desde hace años, que evidentemente sufren el paso del tiempo y cada vez necesitan más mejoras.

La propuesta presupuestaria a esta situación del equipo de gobierno, apoyada por Ciudadanos, ha sido una partida de 60.000€ para la mejora de instalaciones deportivas, que prácticamente se irán en los arreglos que se tienen que acometer en las piscinas de verano de la ciudad y no podrán cubrir más que una mínima parte de las reparaciones que requieren en la actualidad.

Quizás lo más sorprendente haya sido la partida de 240.000€ para construir una pista de Skate Park. Esa es la respuesta a la reiterada necesidad desde hace años de nuevas instalaciones deportivas. El equipo de gobierno, sin ningún estudio ni explicación sobre la demanda y las necesidades, ha decidido que la instalación deportiva que necesita Tres Cantos en este momento sea una pista de Skate Park y para ello va a destinar 240.000€ de los mermados presupuestos para el deporte.

Recordemos que en Tres Cantos ya existe una pista de skate en la Avenida de la Vega al lado de los campos de fútbol de Foresta, la misma que el gobierno ha dejado deteriorar por no invertir en ningún tipo de mantenimiento.

Nos surgen muchas preguntas sobre esta situación: ¿Por qué construir una nueva pista? ¿Por qué no, simplemente, se repara la actual? ¿Que ocurrirá con la pista que ya existe? ¿Se mantendrá? ¿Es necesario que una ciudad como Tres Cantos con la necesidad urgente que tiene de instalaciones deportivas de diferente tipo tenga dos pistas de skate?. Muchas preguntas que el Concejal de Deportes no ha respondido, a pesar de que en el último Consejo Sectorial de Deportes representantes de las entidades deportivas de la ciudad le expresaron sus dudas.

Los políticos debemos gestionar para dar respuestas a las necesidades de nuestros vecinos, y para eso hay que escuchar y conocer las necesidades reales existentes y así evitar ir por caminos diferentes que, desgraciadamente, es lo que está ocurriendo con el deporte en nuestra ciudad desde hace años.