Desde el Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos presentaremos en el Pleno de este mes de enero, el próximo jueves 26, una moción sobre un tema muy sensible y trascendental para el futuro de nuestra ciudad y de todas las ciudades, como la eficiencia energética. Nuestra iniciativa va en concordancia con el denominado Objetivo 20-20-20, un compromiso al que llegaron los Estados miembros de la Unión Europea (UE) para adoptar medidas que reduzcan el consumo de energía, los gases contaminantes y conciencien a la población sobre los peligros del cambio climático.

Como gran parte de las políticas globales, su éxito depende de que empiecen a aplicarse a nivel local, por lo que los ayuntamientos tenemos mucho que hacer y trabajar en esta materia, una labor que redundará en el Tres Cantos presente, pero sobre todo en el Tres Cantos que le dejaremos a nuestros hijos.

 

Por ello propondremos para su debate y votación que:

  • se estudie, y solicite en su caso, las ayudas y subvenciones que la U UE, el Gobierno Central y la Comunidad de Madrid dispongan para acometer el compromiso de reducción del 20% en el consumo energético para el horizonte del 2020.
  • se cree una bolsa de incentivos económicos y se desarrollen campañas de carácter educativo y social para difundir las ventajas económicas y medioambientales del ahorro energético y la construcción sostenible.
  • la Comisión Informativa de la Ciudad asuma la coordinación de la elaboración del Plan integral para la eficiencia energética y la construcción sostenible en nuestro municipio.
  • además de los partidos políticos se convoque al entramado asociativo y vecinal de Tres Cantos, otros organismos y demás actores comprometidos con el objetivo 20-20-20.

 

¿Qué motiva nuestra moción?

Tres Cantos, siempre ha sido un municipio de vanguardia. Desde su nacimiento, hace 36 años, ha sido un ejemplo de planificación y modelo de ciudad. Ha albergado y alberga industrias situadas a la cabeza de la tecnología microelectrónica, farmacéutica, medio ambiental, aeroespacial, comunicación, etc. que la identifican singularmente en el ámbito de la Comunidad de Madrid, e incluso a nivel nacional y europeo.

En el futuro próximo, la construcción sostenible y el compromiso medioambiental pueden y deben ser unas de nuestras señas de identidad, que expresen nuestro compromiso ciudadano con el devenir del planeta.

Tres Cantos ha de ser el primer municipio en España con un Plan Municipal de 360º en políticas de eficiencia energética, construcción sostenible y compromiso con nuestro entorno, asumido y consensuado entre las distintas fuerzas políticas, con objeto de convertirlo en uno de los ejes futuros de la política municipal , que actúe sobre los tres ejes fundamentales para lograrlo: la construcción de los edificios públicos municipales y autonómicos, la rehabilitación de la construcción ya finalizada y la obra nueva de carácter público y privado.

 

El contexto global

La Directiva 2012/27/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo, del 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, fue publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea el 14 de noviembre de 2012.

La nueva Directiva de Eficiencia Energética surgió en un marco en el que se constataba que la Unión Europea no iba a alcanzar el objetivo de aumentar en un 20% la eficiencia energética en 2020. En este contexto fue necesario actualizar el marco legal de la UE en materia de eficiencia energética, creando un marco común, mediante una Directiva que no sólo reforzó dicho objetivo, sino que también favoreció que las nuevas mejoras de eficiencia energética fueran más allá del 2020.

De esta manera, y dentro de la Directiva, nació el Objetivo 20-20-20. Un compromiso pactado y firmado entre los Estados miembros de la Unión Europea para alcanzar una mayor eficiencia energética. La idea surgió a raíz de la mayor concienciación sobre la seguridad energética, el cambio climático o la reducción del consumo energético, entre otros. En el texto se establecen una serie de objetivos para alcanzar en 2020:

  • Reducir las emisiones GEI (Gases de Efecto Invernadero) en un 20 % con respecto a las cifras de 1990. Esta cifra aumentaría a un 30 % si se alcanza un acuerdo entre las diversas naciones.
  • Obtener al menos el 20 % del consumo energético a partir de fuentes renovables, y al mismo tiempo cubrir el 10% de las necesidades del transporte con biocombustibles.
  • Reducir un 20 % el consumo energético respecto a las cifras proyectadas para el 2020.

 

Entre las medidas que debe asegurar cada uno de los Estados se incluyen estrategias para la movilización de inversiones con el objetivo de renovar los edificios existentes, tanto públicos como privados, la construcción bajo unos parámetros eficientes de las nuevas edificaciones, la promoción de un uso eficiente de la energía por parte de los clientes finales, al tiempo que estos reciben contadores precisos a un precio competitivo, y el fomento de los servicios energéticos y su fácil acceso para las pequeñas y medianas empresas.

La Directiva es considerada como un instrumento muy importante para la reactivación de la economía. En cifras reales, la aplicación plena de la Directiva podría suponer un ahorro de costes a hogares y empresas de 38.000 millones de euros y un ahorro de inversiones en la red de 6.000 millones de euros.

En cuanto a nuestro país, al igual que otros Estados miembros, no se ha llevado a cabo una transposición completa de esta Directiva. España, a día de hoy, tan sólo ha llevado a cabo la transposición parcial de alguno de esos artículos. Concretamente, el 4 de julio, el Gobierno aprobaba el Real Decreto Ley (RDL) 8/2014 de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia en el que incluye la obligación de crear un Fondo Nacional de Eficiencia y un sistema de obligaciones de ahorro de energía.

El uso eficiente de energía es un elemento clave a la hora de mitigar el cambio climático y combatir el calentamiento global. Una mejor eficiencia energética en edificios (iluminación, aire acondicionado, calefacción), procesos industriales (almacenamiento, empaquetado, cadenas de valor), transportes (viajes de negocios, mercancías, trabajadores) y proceso de adquisición (suministro de energía, equipos, materiales y servicios) podría reducir la demanda mundial de energía en una tercera parte y las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% para el año 2050 (Agencia Internacional de la Energía: Energy Technology Perspectives).