Algunos partidos políticos mantienen que el centro de la política municipal gira entorno a la gestión, dejando de lado la ideología. Se empeñan en poner la gestión por delante de la ideología, quizás porque saben que es precisamente en el debate ideológico donde pierden.

Pero en el día a día local existen muchas decisiones que pertenecen al ámbito de la ideología y que afectan a los vecinos a pesar de que se camuflen como decisiones en pro de la gestión. El Partido Popular y su socio de gobierno Ciudadanos, han impregnado de ideología liberal-conservadora el debate de las ordenanzas, tasas y precios públicos municipales para 2017, sin ni si quiera debatir las propuestas que hacía el Partido Socialista.

El Partido Socialista realizó 12 propuestas para modificar las ordenanzas municipales y hacerlas más justas: el Partido Popular aceptó sólo una. El Partido Popular justifica esta negativa a cuenta de la gestión, pero son puramente ideológicas.

Desde el Partido Socialista propusimos entre otras iniciativas:

  • Reducir la bonificación sobre las plusvalías en las herencias de patrimonio a la vivienda habitual del difunto, no a todo su patrimonio. El Partido Popular prefiere bonificar todo el patrimonio del difunto.
  • Gravar el IBI de las viviendas desocupadas que estén en manos de fondos de inversión o bancos, con el fin de incentivar el alquiler o la venta de esas propiedades.
  • Equiparar los impuestos a las empresas y comercios del AR Nuevo Tres Cantos, con el resto de las empresas y comercios de la ciudad. Entendemos que se incentive la llegada de nuevos negocios y empresas, pero una vez pasado un tiempo, los impuestos han de ser iguales que el resto de negocios y empresas de Tres Cantos.
  • Bonificar el ICIO para la rehabilitación de edificios y para mejoras energéticas en edificios y viviendas con el fin de incentivar la eficiencia energética de las viviendas tricantinas.
  • Ampliar las bonificaciones en las tasas y precios públicos del municipio a familias monoparentales con dos hijos, tal y como tienen las familias numerosas. Los socialistas entendemos que ambos tipos de familia, tienen la necesidad de aliviar sus cargas familiares para la utilización de servicios municipales como los deportivos o culturales.

 

En definitiva, la ideología que subyace en las propuestas socialistas es la de mejorar los ingresos a costa de los que más tienen, para ayudar a quien más lo necesita, favorecer el ahorro energético e igualar impuestos entre empresas y comerciantes, sin importar dónde estén ubicadas.

La elección que hace el Partido Popular, amparado por su socio, Ciudadanos, es la de bonificar a quien más patrimonio tiene y no molestar a quien utiliza la vivienda para especular. Pero lo verdaderamente ideológico es que, el Partido Popular no hace distinciones, es decir, a la hora de pagar, todos pagamos lo mismo, amparándose en una gestión eficaz de los ingresos municipales, pero a la hora de bonificar, se favorece a los que más tienen. Eso es puramente ideológico y por eso se escudan en la gestión, porque en el debate ideológico, pierden claramente.

En la gestión municipal subyace la ideología política, por eso es importante ver qué propone cada partido y qué deciden los gobiernos.