Tres Cantos 1975
  • Facebook
  • Twitter

Foto aérea de Tres Cantos en 1975

Decía Joseph Goebbels que una mentira repetida cien veces, se convierte en una verdad. A nosotros nos gusta pensar que la gente, en general, es mucho más inteligente que eso y que las mentiras, mentiras son.

Pero esta estrategia parece ser la que han decidido llevar a la práctica algunos de nuestros representantes municipales y nos referimos concretamente a los que están en el gobierno actualmente, para tapar sus propias miserias.

Por ejemplo en el asunto conocido como El Tagarral. Lo primero que dice el Alcalde, si le preguntas por cualquier aspecto relacionado con este asunto es: “El Tagarral es un problema creado por el PSOE en los años 80”. Basta que repasen cualquier intervención en el Pleno, cualquier nota de prensa sobre el asunto o cualquier entrevista en los medios para corroborarlo. Da igual si le pides un documento escondido, o le preguntas cuantos millones nos reclama la Comunidad de Madrid, la primera respuesta, casi como un autómata, es la misma: “el problema lo creó el PSOE en los años 80”.

Lo cierto es que el asunto de El Tagarral, se remonta muchos años más atrás de los años 80, pero el Partido Popular ha decidido repetir la mentira fijando esa fecha como referencia, porque explicando el asunto desde su inicio, se puede comprobar, como el PSOE, actuó con determinación y de manera acertada en los años 80 cuando gobernaba la Comunidad de Madrid.

La simple comparación de la política urbanística del PSOE, con la que ha llevado el Partido Popular, cuando ha gobernado, es abismal, y es por eso que el Partido Popular, inventa mentiras, para tapar sus miserias.

Entre los años 1968 y 1972, fíjese en la fecha con atención pues todavía no había ni siquiera democracia en este país, se aprueban la primera, segunda y tercera fase del Plan Parcial de Ordenación de Soto de Viñuelas. Aprobadas en última instancia mediante sentencia definitiva en 1975 por silencio administrativo. Este plan, determinaba como suelo urbanizable los terrenos conocidos como El Tagarral.

Basta echar un vistazo a la foto adjunta hecha en 1975, para comprender el sinsentido de urbanizar El Tagarral. En esa foto se ven los primeros movimientos de tierra en la primera y segunda fase de Tres Cantos. ¿Qué sentido tenía hacer crecer una ciudad en direcciones opuestas sino para favorecer la especulación en esos terrenos?

Cuando los socialistas llegamos a los Ayuntamientos en las elecciones de 1982, teníamos una democracia en ciernes, estábamos desarrollando las instituciones a la vez que gobernábamos. Desarrollando los primeros planes urbanísticos, las primeras ordenanzas municipales y teníamos que ir poniendo orden a los desmanes del tardo franquismo.

Y eso es lo que hizo el PSOE desde el gobierno de Colmenar Viejo entonces y desde la Comunidad de Madrid con Joaquin Leguina. Puso orden a un desarrollo urbanístico feroz que pretendía construir una ciudad desmedida. Cambió el uso del suelo de El Tagarral, que dejó de ser urbanizable y pasó a ser zona de protección agrícola y ecológica. Y frenó de golpe la especulación inmobiliaria en Tres Cantos. Los propietarios de entonces se sintieron perjudicados y recurrieron. Estaban en su derecho de solicitar una indemnización, al igual que la Comunidad de Madrid lo estaba para proteger aquellos terrenos. Ganaron el juicio, que se dilató en el tiempo, y en 2003 se dictó sentencia firme obligando a las tres administraciones al pago de 41 millones de euros a los propietarios.

Insistimos en que hay que ir fijándose en las fechas, porque en este caso, importan y mucho. Entre 1982 y 2003, es cuando se desarrolla lo que llamamos el Tres Cantos consolidado. Y lo hace bajo el gobierno de Leguina hasta 1995. En 1991 es cuando Tres Cantos se constituye como municipio independiente. En esos años, el modelo urbanístico del PSOE es radicalmente distinto al ofrecido años después por el Partido Popular.

El PSOE, a través de una empresa pública, Tres Cantos S.A. vende el suelo a cooperativas para construir viviendas, la mayoría de ellas, vivienda social protegida. Con las plusvalías generadas, se construyen los equipamientos de la ciudad, colegios, institutos, centros de salud, Ayuntamiento, centros culturales, polideportivos, piscinas públicas, etc… Pero aún hay más. Se crea el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (1985), que ocupa gran parte de El Pardo. Se crea la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) en el monte de Viñuelas. Y así, la protección de El Tagarral cobra sentido, no solo por su propio valor ecológico, sino como zona de protección de estos espacios frente al crecimiento urbano.

Pero además se vertebró la ciudad urbanizando la zona central para unir la primera y segunda fase con más vivienda social y dejando un amplio espacio verde que hoy es el Parque Central de Tres Cantos.

Vivienda Social, cooperativismo y protección del Medio Ambiente, ese es el legado urbanístico del PSOE de los ochenta y no tenemos que repetirlo en cada ocasión para que sea verdad.

En 2003, cuando se hace firme la sentencia de El Tagarral, el Partido Popular ya gobierna en la Comunidad de Madrid. Lo hace desde 1995, y en Tres Cantos se está desarrollando un nuevo planeamiento urbanístico pero con otras características. Todo el suelo del nuevo planeamiento se vende a una empresa privada, FCC. La especulación inmobiliaria campa a sus anchas. Si el lector quiere saber quienes y cómo se beneficiaron de la venta de los terrenos del AR Nuevo Tres Cantos, puede ir a la hemeroteca, está todo claro y explicado. Con el dinero obtenido de la venta del suelo, no se ha construido ni un solo equipamiento municipal en la zona nueva, que 13 años después de su planeamiento, sigue sin tener equipamientos, ni el Ayuntamiento dinero para llevarlos a cabo.

El Partido Popular planeó una ciudad de 100.000 habitantes, y el nuevo AR Tres Cantos, nos llevará a los 60.000. ¿donde planeó el Partido Popular construir las viviendas para esos 40.000 habitantes que faltan? ¿en la zona conocida como El Tagarral?

Como se puede comprobar, las diferencias son abismales entre la política urbanística del PSOE y la del Partido Popular. Nosotros, nos hemos comprometido desde hace años a mantener Tres Cantos como una ciudad modélica. Respetuosa con el medio ambiente privilegiado que nos rodea. Sostenible económica y medioambientalmente, y hemos demostrado que sabemos hacerlo. El Partido Popular solo ofrece ladrillo para especular, pero no una ciudad para vivir, la que tienen no la hicieron ellos, se la encontraron hecha. Y la que planearon, no termina de despegar. El Partido Popular no puede cambiar los hechos, porque por mucho que las repitan, las mentiras, mentiras son.

Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos