Portavoz del GMS
  • Facebook
  • Twitter

Portavoz del GMS

Es habitual que cuando se celebran elecciones ya sean municipales, autonómicas o estatales se quedan actuaciones, leyes, normativas, etc, pendientes de finalizar, por empezar, por decidir… Son los flecos de un mandato o de una legislatura ya pasada, pero que influyen y en algunos casos condicionan el futuro.

Días antes de la elecciones municipales de 2003, con el gobierno de coalición PP-TCU, se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que condicionó el urbanismo futuro de la ciudad. Cómo se iba a crecer, por dónde, cuánto. Pero se quedaron flecos pendientes.

Durante el mandato 2003-2007, el mismo gobierno de coalición decidió que la gestión del nuevo crecimiento de la ciudad se adjudicara a FCC. Esta empresa hizo cambios en el PGOU presentando un Plan Parcial de Ordenación Urbana (PPOU), que fue aprobado en 2006 únicamente por el gobierno, donde se duplicaron las viviendas. Para ello, parcelas que tenían uso terciario las cambiaron a uso residencial, entre éstas las que iban a utilizarse para las 1000 y 600 viviendas de protección pública promocionadas desde el Ayuntamiento. El uso sí se modificó, pero no así el estudio acústico de la zona a pesar que las determinaciones para las zonas residenciales requieren de una mayor protección contra la contaminación acústica que las zonas terciarias. Otro fleco pendiente.

Entre 2007-2011 con mayoría del PP, con José Folgado de Alcalde y Jesús Moreno de Concejal de Urbanismo, se aprobó la construcción de las 1.600 viviendas protegidas obviando la nueva situación acústica para el uso residencial, sin reclamar que se añadieran los cambios necesarios para la protección acústica, especialmente, sobre las manzanas RC-VPPB 1.3.A y RC-VPPB 1.3.B contra la incidencia del ruido proveniente por la cercanía de la M-607 y del tren.

En 2012, se inició la entrega de las 1.600 viviendas. A partir del momento que las viviendas se habitaron fue cuando el problema se evidenció y los nuevos vecinos de la zona denunciaron el ruido proveniente de la carretera y el tren. Dado que el gobierno no actuaba el PSOE de Tres Cantos a traves de un arquitecto urbanista realizó un estudio de impacto acústico de la zona que entregó al gobierno de Jesús Moreno en diciembre de 2013 solicitando que fuera el propio Ayuntamiento, a través de sus técnicos que analizarán el estudio presentado y se tomaran las medidas necesarias para solucionar los problemas de la zona. En octubre de 2014 los técnicos del Ayuntamiento, a raiz del requerimiento presentado por el PSOE, solicitan a FCC que realice un estudio acústico detallado de las dos parcelas y que en caso que sea necesario se tendrán que ejecutar las medidas correctoras necesarias. Estudio que fue subcontratado a la empresa Prointel. Un nuevo fleco pendiente del mandato 2011-2015.

Finalmente en julio de 2015 el resultado del estudio concluye que en la parcela RC.VPPB.1.3A se cumplen los objetivos de calidad acústica, mientras que en la parcela

RC.VPPB.1.3B se deben de adoptar medidas correctoras. Medidas que requieren de un proyecto detallado y de tramitaciones administrativas de duración indeterminada por lo que no puede planificarse con precisión el plazo de inicio de la actuación. Si bien, desde el momento que el proyecto y los trámites administrativos estén realizados se estima oportuno y suficiente otorgar para la ejecución de las medidas correctoras un plazo de dos meses.

Un fleco pendiente que viene de lejos, y que se podía haber subsanado hace mucho tiempo con un control adecuado de los cambios que se realizaron por la aprobación del Plan Parcial de Ordenación Urbana que realizó una empresa, FCC, con la aprobación de un gobierno, el PP. Los mismos que nueve años despues tienen que subsanar sus errores. Ahora queda un nuevo fleco pendiente, que si bien no tiene una duración determinada deseamos que sea corta.