El Ayuntamiento de Tres Cantos tiene iniciado un proceso de transformación de lo que ha sido el amable tratamiento de los espacios de algunas medianas, en este caso de la Avenida de la Almenara, que desde su urbanización fueron tratados con praderas y arbolado, pinos y cipreses en el centro, y álamos en la alineación del bordillo, para sustituir praderas y álamos por pavimentos artificiales de gravilla de diversos colores delimitados por llantas de hierro.

            Se gasta el dinero de los ciudadanos en introducir pavimentos no pisables, talando árboles de sombra para sustituirlos por arbolillos decorativos, análogos a los que se plantaron hace años en la entrada a Tres Cantos desde la Autovía, de crecimiento casi inapreciable, que nunca darán sombra a unos espacios que, al tener carril bici y paseo para andar o correr, no volverán a servir de zona de paseo y descanso.

Se acompañan algunas fotos de las paraderas originales.

A partir de la situación primitiva se colocan llantas de separación de la decoración

Y se podan los árboles de alineación

Que a veces se acompañan con podas de ramas de árboles nobles —Ciprés—

Todo ello para sustituir las praderas por pavimentos, no pisables, de dudoso gusto

Y se plantan los nuevos arbolillos

Todo lo cual parece feo, innecesario y costoso. Cualquier dinero que suponga transformación de las praderas es un derroche.

 Debe de pensarse que está bien para los que circulen en coche y no se den cuenta de que el gasto se hace para “embellecer” La Caseta del Gas”