En el pasado número de este periódico hice un pronóstico “La previa” de lo que ocurriría días después en el pleno del Estado del Municipio. Y aunque no tengo experiencia como pitonisa, acerté.

El Alcalde, durante más de una hora, hizo una relación de actuaciones del equipo de gobierno. Relación que incluía en un “totum revolutum” actuaciones que ya se vienen realizando desde el inicio del mandato y hasta incluyó las que se realizan desde la época en que el PP no gobernaba en esta ciudad, también volvió a insistir en actuaciones que fueron informadas en el pleno del Estado del Municipio del pasado año, y en último caso añadió las que se han hecho en este último año que se basan principalmente en obras, obras y más obras, y dos nuevas noticias conocidas días antes del pleno, ¿casualidad?, que fueron: el cementerio y el pago de la sentencia del Tagarral por la Comunidad de Madrid.

Dos temas importantes que suenan bien, pero que por ahora sólo son titulares. El cementerio es sólo un proyecto y del pago de la sentencia del Tagarral por la Comunidad de Madrid no existe constancia contractual ni por la Comunidad ni por nadie.

La relación de actuaciones que relató el Alcalde estuvo acompañada por la falta de cualquier mención de autocrítica a su labor y a la del equipo de gobierno, algo ya habitual. Olvidó temas como la pérdida de servicios, las 1000 viviendas, el transporte, la deuda a proveedores del pasado año, el remanente de tesorería para gastos generales negativo, los cargos de confianza, la contratación de las hermanas del concejal y de una asesora, el aplazamiento del pago de la deuda con el incremento de intereses que vamos a pagar todos los tricantinos, el despilfarro para promocionar su imagen Todo eso y más se le olvidó mencionar a Jesús Moreno.

Como he dicho acerté hace un mes, hice diana, las dudas se han disipado y queda claro que tenemos un Alcalde previsible, que año tras año se repite, y ocurre en porque no tiene una idea de futuro, porque no tiene un modelo de ciudad; simplemente se deja llevar por el devenir sin ilusión, sin imaginación, sin proyecto.

Algo que dejó claro cuando en la última parte del pleno hizo una relación de lo que prevé realizar hasta las elecciones. Cuantitativamente las actuaciones parecen muchas, unas 90, pero cualitativamente son “más de lo mismo”: actuaciones que ya se están realizando, otras que se vienen posponiendo desde que gobierna y que al parecer ahora toca por la proximidad de las elecciones, otras que se han vuelto minimalistas de acuerdo a los compromisos iniciales, otras que son obligadas por ley y otras que acompañan para sumar pero que no tienen repercusión ni en la ciudad ni en la vida de los tricantinos, y todas ellas sin que haya detrás compromisos reales que las respalden, tanto ecónomicos como de acuerdos supramunicipales con la Comunidad u otros organismos que las lleven a cabo.

Y en este último caso sí me quiero referir a dos compromisos que mucho me temo que se queden en titulares, aunque desearía que no fuera así. La construcción en el IES Jorge Manrique de más aulas y una sala de usos múltiples que lo tiene que realizar la Comunidad o la unión de Soto de Viñuelas con la nueva depuradora que lo tiene que realizar el Canal de Isabel II. De hecho cuando pregunté al Alcalde por estas dos propuestas y el compromiso adquirido tanto por la comunidad como por el canal, no contestó.

El posdebate del municipio tampoco tiene desperdicio. Creo que aunque la falta de autocritica quedó patente en sus intervenciones, el Alcalde sí fue consciente que ni convenció ni ya es creíble; por eso retrasó durante cinco días que se colgará en la web municipal el vídeo del pleno cuando habitualmente se puede ver al día siguiente. Un tiempo que aprovechó para poner a funcionar a pleno rendimiento su maquinaria de prensa, con más de trece notas de prensa llenas de titulares llamativos que mayormente se quedan en eso, en titulares.

Titulares que lo único que hacen es incidir en lo que un gobierno local está obligado a realizar, en actuaciones lúdico festivas, en convenios algunos innecesarios otros que no se firman otros que no se cumplen y otros que luego se rescinden, en actuaciones y resultados que no reflejan la verdadera realidad o en compromisos incumplidos. Este equipo de gobierno y especialmente su alcalde gobiernan y gestionan a toque de titulares, a pesar que en muchos casos nada tienen que ver con la realidad de su forma y fondo de gobernar y de su gestión real. “A toque de titulares”

                                                                                      Lydia Martínez Mora

Candidata Socialista Alcaldía de Tres Cantos