Lydia Martínez, Secretaria General PSOE Tres Cantos
  • Facebook
  • Twitter

Lydia Martínez, Secretaria General PSOE Tres Cantos

Hace unos días paseando por las calles del nuevo desarrollo de Tres Cantos vi las viviendas de la zona y comprobé las miles de ventanas con las persianas totalmente bajadas, y sentí tristeza viendo las nuevas casas, vacías. No me refiero a las viviendas que todavía no se han entregado, sino a las casi 700 viviendas para jóvenes tricantinos que se han quedado vacías.

 Y recordé el sorteo que se realizó en el Polideportivo de la Luz, un día de finales de marzo de 2007, lleno de jóvenes de la ciudad en muchos casos acompañados de sus padres. Todos estaban pendientes de una gran pantalla situada en el centro de la pista deportiva esperando que saliera un número con sus nombres que les convertiría en adjudicatarios de una vivienda protegida, o en el peor de los casos simplemente como reservas por sí luego había suerte. Recordé los gritos de alegría y también los llantos, las felicitaciones, el entusiasmo de algunos y la tristeza de otros.

Un recuerdo que me produjo indignación mientras comprobaba el final de la historia de las 1000 viviendas para jóvenes de Tres Cantos. Y pensé en la indignación que sentirán esos jóvenes, ya no tan jóvenes, que deberían estar viviendo en esas casas y que al final han tenido que renunciar.

            Indignación porque han tenido que esperar cinco años, en algunos casos condicionando su vida, para finalmente no poder asumir las nuevas condiciones económicas y tenerse que ir de su ciudad.

            Indignación porque las condiciones que se ofrecieron en el sorteo de 2007 han variado sustancialmente. La superficie de las viviendas ha disminuido y los precios han crecido: el alquiler ha aumentado un 23% y el precio de compra ha pasado de 120.000€ a 160mil, 180mil y en algunos casos hasta 200mil, justo lo contrario que ha ocurrido en el mercado inmobiliario en estos años.

Indignación porque el gobierno local del PP, con José Folgado y con Jesús Moreno, han defendido los intereses mercantiles de FCC ante los intereses vitales de los jóvenes de Tres Cantos. Indignación por la persecución pública del gobierno local del PP, en los medios de comunicación y a través de cartas a los vecinos de la ciudad, contra el grupo de jóvenes que estuvieron reclamando y luchando para que se cumplieran las condiciones iniciales.

Indignación porque estas viviendas protegidas promovidas desde las administraciones públicas, Comunidad y Ayuntamiento, han ido pasando por las manos de diferentes empresas privadas para terminar en fondos buitres que han pagado un valor tres veces inferior a lo que tienen que pagar los jóvenes. Indignación, primero ante el silencio y después ante la pasividad del gobierno local del PP que no ha defendido la posibilidad de rebajar el precio de las viviendas como lo han conseguido los fondos buitre.

            Indignación por preferir tener unas viviendas cerradas, con el deterioro que les genera, en vez de buscar alternativas para que las partes implicadas alcancen acuerdos. O ignorar la propuesta presentada hace más de un año por el PSOE para crear con estas casas un banco de vivienda de alquiler que alcance el 30% del salario para jóvenes y otros colectivos, separados, divorciados, mujeres víctimas de violencia de género, etc, que cumplen los requisitos de la vivienda protegida y que demandan vivienda pública en nuestra ciudad.

Indignación ante las afirmaciones del Alcalde, Jesús Moreno, y el actual Concejal de Urbanismo, Javier Morales, que califican de éxito las 1000 viviendas para jóvenes de Tres Cantos. Estoy convencida que todos los que han tenido que renunciar y los que están pagando más de lo que les ofrecieron no lo considerarán un éxito, sino que tendrán la sensación de un rotundo engaño.

 

Lydia Martínez Mora

Portavoz del Grupo Municipal Socialista