dardo2
  • Facebook
  • Twitter
No nos queda más remedio que sacar tarjeta roja al equipo de gobierno del Partido Popular por su pésima gestión del deporte en Tres Cantos.

El único deporte que ha fomentado el actual concejal de deportes Valentín Panojo y su asesor, es «la carrera de obstáculos» en la que ha convertido la práctica deportiva en nuestra ciudad, aumentando precio y disminuyendo servicios y ayudas.  

Sólo, el buen hacer de las entidades deportivas de la ciudad salvan un partido que el equipo de gobierno tiene perdido.

Cada vez es más caro hacer deporte en la ciudad. Se privatizan centros como el polideportivo Islas que han supuesto más de 300.000 € de pérdidas a las arcas municipales. Se ceden parcelas a la iniciativa privada como el centro deportivo del nuevo AR Tres Cantos con un canon muy inferior del que le correspondería. Y mientras los clubes de la ciudad y sus escuelas a penas pueden desempeñar su labor si no es por su esfuerzo y las cada vez más elevadas cuotas de sus socios. 

Queremos que los jóvenes practiquen deporte, pero el Partido Popular no se lo pone fácil. Tener un equipo para jugar en la liga social es tan caro que ha dejado de ser una seña de identidad de Tres Cantos convirtiéndose en un «artículo de lujo». La gran mayoría de las instalaciones deportivas de colegios e institutos no son accesibles fuera del horario lectivo.

El concejal de deportes y sus asesores nos están costando mucho dinero a los tricantinos y a cambio no recibimos el servicio que nos merecemos. No solo no son capaces de gestionar sino que sus esfuerzos apuntan a una verdadera intención privatizadora.

Qué reclaman los clubes deportivos y los vecinos:

  • El equipo de gobierno del Partido Popular debe asumir su compromiso de pagar los gastos federativos de los clubes. Mientras los federados aumentan, las ayudas disminuyen. El 10% de subida anunciado es un maquillaje electoral, que se produce después de que estas se hayan reducido un 50% en los últimos años de gobierno del Parido Popular.

  • El equipo de gobierno desprecia la labor de los vecinos que a través de los clubes deportivos son los auténticos promotores del deporte base. El Partido Popular prefiere favorecer los negocios privados y las grandes empresas.

  • Las actividades deportivas ofertadas no se adecuan a la demanda existente. Hay listas de espera y grupos saturados que las entidades deportivas asumen como pueden y de los que el Ayuntamiento se desentiende.

  • Los abonados del polideportivo Islas han aumentando considerablemente después de que la pésima gestión privada se fuese dejando 300.000 € pero su oferta deportiva no aumenta. Resultado: clases saturadas e imposibilidad de acceder a muchas de ellas. Y lo peor es que el equipo de gobierno no actúa, prefiere dejar de dar servicio a esos vecinos.

  • También está saturado el calendario de partidos en las distintas competiciones, existen soluciones para esto, pero Valentín Panojo y sus asesores están agotados, no proponen soluciones.

  • No hay ATS ni servicios médicos en las instalaciones. Los desfibriladores no bastan.

  • Se limpia la cara de todas las instalaciones todos los veranos, pero no se mantienen las instalaciones durante el año. La sala de musculación del polideportivo Islas no tiene ventilación, la del polideportivo de la luz con aparatos en pésimas condiciones, fallan las duchas de agua caliente, las goteras del Cervantes, La Luz, etc… se han convertido en un clásico de la ciudad.

  • Jugar en un equipo en las ligas sociales se ha convertido en un artículo de lujo. En lugar de pagar por jugador inscrito, Valentin Panojo decidió que se pagase por equipo y en muchos casos el equipo cuesta mas de 800 € cantidad para nada justificada con el servicio que se recibe.

  • Algunas actividades públicas, como por ejemplo los gimnasios, son más caros que los privados.

  • Las canchas de colegios e institutos siguen cerradas los fines de semana. ¿donde juegan nuestros jóvenes?

  • Los mayores también se han visto perjudicados, sufriendo importantes recortes en las exenciones que percibían y han abandonado la practica deportiva.

Por todo esto, antes de dejar a los tricantinos fuera de juego, lo decimos a las claras: tarjeta roja y expulsión a los gestores del deporte.