Desde 2012 el gobierno tricantino  está pendiente de sacar un concurso público con un gasto concreto y presupuestado para la contratación de los seguros que por ley son obligatorios para los consistorios. Durante este tiempo, se ha adjudicado de forma directa la cobertura de los seguros a una correduría. Si bien esta empresa cuenta con un buen reconocimiento de su trabajo, el proceso de adjudicación no está cumpliendo con los requisitos exigibles a una administración pública.

Una de las consecuencias de esta situación es tener que recurrir al pago del servicio a través de reconocimientos extrajudiciales, es decir, reconocer una deuda al margen del presupuesto oficial.: 202.920,98.-€ en 2013 y 187.028,12€ en 2014. Por segundo año consecutivo el gobierno utiliza una figura excepcional que aunque legal no es un buen indicativo de transparencia pública.

Nuevamente se pone de manifiesto la mala gestión del Gobierno Local del Partido Popular.  El Concejal de Hacienda, Javier Juárez, se comprometió el pasado año a licitar la contratación de los seguros para mejorar la transparencia. Un año después no hay rastro del concurso y sí de la adjudicación a dedo sin ninguna información ni explicación del por qué se sigue utilizando esta fórmula.

El Grupo Socialista entiende que hay dos premisas que el Ayuntamiento ha de cumplir: tener las coberturas de seguros necesarias y pagar a nuestros proveedores. Pero también considera que no se puede seguir manteniendo una relación administrativa público-privada en el tiempo sin conocer previamente el gasto. Hay que  utilizar la contratación pública con un precio estipulado, que es el mayor indicador de transparencia para hacer frente a una obligación sistemática municipal.