Es la sexta oportunidad que tenemos de decidir sobre Europa. En este caso, en este momento y sobre todo de cara al futuro nos enfrentamos a las elecciones europeas más importantes. Lo que está en juego es el modelo de sociedad. 

Elena
  • Facebook
  • Twitter

Son unas elecciones importantes para Europa, pero también lo son para España. Porque más del 70% de las decisiones que se toman en Bruselas, nos afectan directamente, no sólo como país, sino en nuestra vida cotidiana.

Estas elecciones marcarán nuestro futuro, como las anteriores en 2009 marcaron nuestro pasado y nuestro presente. Sin olvidar que, además, condicionarán en gran medida el marco para todas las elecciones del próximo año en nuestro país.

El pensamiento liberal se ha adueñado de Europa. En la cuna de la democracia nos encontramos que ahora el poder y la soberanía, realmente, no lo ostenta la sociedad lo ostentan los poderes económicos que tomando como excusa la crisis que entre ellos han creado, insisten una y otra vez que: «No hay nada que hacer, que sólo existe una receta: la que están aplicando». Una receta que nos supone:

… La deriva del Estado de Bienestar. Lo que fue el referente de Europa, ahora se ha convertido en la diana de esos poderes y de seguir así, finalmente, se convertirá en algo testimonial.

… Mayores desigualdades entre las personas, la brecha social ha crecido peligrosamente. Y, también, en las desigualdades entre los países de la Unión, los del norte y los del sur.

… Mayor falta de solidaridad y recortes de derechos que afectan a la dignidad de las personas.

… El resurgir de posiciones fascistas que van aglutinando a más ciudadanos; precisamente al amparo de la crisis, de las desigualdades y del pensamiento único.

… Una Unión Europea cada vez menos relevante en el orden mundial.

Y hay que preguntarse ¿si es cierto que esta es la única receta? Pues va a ser que no.

La historia ha demostrado que la política es la receta que puede y debe dar respuestas a los envites económicos, a las crisis económicas. Claro está que no la política dirigida por la voz de los mercados sino la política dirigida por la voz de los ciudadanos, de la sociedad. Y para conseguirlo hay que empezar por hacer cambios en las instituciones europeas.

Por eso, también, son muy importantes estas elecciones. Va a ser la primera vez que elegiremos entre todos los ciudadanos con nuestros votos, al Presidente de la Comisión. El órgano que representa el poder ejecutivo dentro de la UE y que también interviene en la legislación.

Y por mucho que algunos digan lo contrario: no es lo mismo un presidente y una mayoría parlamentaria socialdemócrata, que un presidente y una mayoría parlamentaria de derechas, conservadora, liberal. No es lo mismo.

Es el momento de concretar un desarrollo económico estructural, sostenible y capaz de generar empleo, empleo digno, que es el mayor problema existente. Porque a la sombra del desempleo y de empleos basura, lo que sí se genera es miseria.

Es el momento de poner sobre la mesa medidas económicas y fiscales, valientes, que proporcionen beneficio a la mayoría no a unos pocos.

Es el momento de medidas con rigor que recuperen y consoliden el Estado del Bienestar, la defensa de los derechos y la igualdad entre personas y entre países.

Es el momento de poner caras a las cifras. Es el momento de no ceder ni un milímetro más. Es el momento de reconquistar lo que teníamos. Y para conseguirlo queremos y debemos de estar los socialistas.

Existe un problema general que no es nuevo en estas elecciones europeas: la abstención. Cuando, realmente, la forma de intervenir para parar el estado actual es con el voto.

Está claro que a los que les va bien, los que defienden la receta única, irán a votar… para que les siga yendo bien. Y la inmensa mayoría que sufren la crisis: los trabajadores, las clases media, enfadados y con razón, son los que pretenden quedarse en casa o votar en blanco.

Pero hay que recordar que la abstención y el voto en blanco, son una forma de votar. Son opciones que tienen consecuencias, e indirectamente y aún sin quererlo lo que propicia es más de lo mismo.

También nosotros somos conscientes, que estamos en un momento complicado, que existe escepticismo y decepción. Y ante esa situación solicitamos un esfuerzo de voluntad. Estamos ante la oportunidad y la obligación de ofrecer las respuestas que necesitan la mayoría de los ciudadanos, pero sobretodo ante la oportunidad y la obligación de cumplirlas.

El Partido Socialista Obrero Español, siempre ha sido europeísta. Y queremos seguir siéndolo, pero de la Europa que durante muchos años ha sido un referente, avalado por los valores la carta fundacional de la Unión Europea:

“La Unión está fundada sobre los valores de respeto a la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto a los derechos humanos, incluidos los de las minorías”.

 

                                                                                                       Lydia Martínez Mora

Secretaria General del PSOE de Tres Cantos

 

*Las propuestas socialistas a las Elecciones Europeas se pueden conocer en

http://socialistasdetrescantos.es/tu-mueves-europa-con-tu-voto/