Jorge Díez Secretario de Organización PSOE Tres Cantos
  • Facebook
  • Twitter

Jorge Díez
Secretario de Organización
PSOE Tres Cantos

El pasado día 27 celebramos el pleno ordinario correspondiente al mes de marzo, donde se abordó un tema ciertamente relevante como es la liquidación del presupuesto del año 2013.

Los datos económicos más relevantes fueron el análisis y estudio de dos ratios de gestión muy importantes: el resultado presupuestario y el remanente de tesorería. Estos indicadores nos miden eficazmente la situación real financiera que tiene el Ayuntamiento a 31 de diciembre del año 2013.

Conviene decir que el equipo de gobierno se empeña en decirnos “su verdad”, pero no hay nada más confuso que decirla a medias u omitir aquellos datos que son muy negativos para las finanzas públicas del municipio.

Para situar y entrar posteriormente al análisis de los ratios citados anteriormente es oportuno primeramente analizar el estado de ejecución. Los ratios de ejecución de ingresos y gastos están con respecto a las previsiones definitivas, en los ingresos en el 91.73% y del lado de los gastos presupuestarios definitivos en el 88.83%. Cifras aceptables, pero inferiores a años anteriores. Además, tenemos un punto débil en el ratio de realización de pagos, que contrapone las obligaciones reconocidas con pagos realizados, y que solo se sitúa en el 73.61%.

Tenemos un resultado presupuestario ajustado de aproximadamente 2 millones de euros, que nos merece una valoración positiva. Pero el contrapunto muy importante y omitido en la información vertida a los medios de comunicación locales por el equipo de gobierno, es un remanente de tesorería para gastos generales de -7 millones de euros. Conceptualmente este dato nos da información sobre la acumulación de resultados presupuestarios de ejercicios anteriores y se define como una magnitud que cuantifica e informa sobre el excedente o el déficit de financiación a corto plazo que la entidad tiene a fecha del cierre del ejercicio. Este remanente constituye uno de los indicadores más relevantes de la liquidación, puesto que pone de manifiesto la situación económica financiera que presenta la corporación, indicando si existen recursos para financiar gasto si es positivo y déficit a financiar si es negativa.

Si buscamos los componentes más relevantes que hacen que lleguemos a esta mala cifra, tenemos dos: las obligaciones pendientes de pago de 10.4 millones de euros y el imperativo legal, que entra en vigor este año, de aflorar los activos dudosos de ejercicios cerrados en años anteriores y que alcanzan más de 9 millones de euros provenientes de una serie histórica que va desde el año 1991 al 2012, y que es absolutamente necesario seguir abordando su liquidación en los próximos ejercicios.

Por último, este resultado negativo de remanente de tesorería la ley obliga a corregirlo mediante una de tres opciones que la norma permite. Desde el Partido Socialista nos parece ciertamente muy criticable que de las tres proposiciones contempladas legalmente para la corrección de este grave desequilibrio se opte por la más lesiva de todas, que es hacer un presupuesto para el año 2015 con 7 millones más de ingresos que de gastos, más cuando la elasticidad o flexibilidad de los ingresos es mucho más evidente que la de los gastos, que tienen mucha más rigidez en su cumplimiento. Además, el año 2015 es un año electoral, y el equipo de gobierno que salga elegido democráticamente por la ciudadanía contará con este indeseado lastre para cumplir con el presupuesto de ese año, que condicionará muy negativamente su gestión económica.