Vicente López
  • Facebook
  • Twitter

Vicente López, Secretario de acción electoral del PSOE de Tres Cantos

A las personas que nos apasiona la política de verdad, aquella que facilita a los ciudadanos la vida, la que ayuda a que la sociedad prospere y antepone (y defiende) los intereses colectivos frente a los de unos pocos, nos repugna enormemente los delitos de corrupción que se producen. Pero también, nos asquean los comportamientos que, aún siendo legales, rezuman una falta de integridad, de ética y de moral que es la consecuencia directa del rechazo actual a los políticos.

Para explicar a qué me refiero voy a ir desgranando a lo largo de este artículo los casos de familiares directos de los miembros del gobierno local del PP de Tres Cantos que han sido colocados en empresas privadas que mantienen relación directa a través de servicios o de concesiones con el ayuntamiento o en puestos subvencionados con dinero público, es decir, con su dinero y el mío, querido vecino. Los casos son legales, aunque éticos…

Para empezar, les contaré cómo se produjo la adjudicación del último colegio concertado instalado en nuestro municipio. Habitualmente, cuando se realiza una contratación abierta está representada la oposición, en este caso no fue así. La formula fue un concurso urgente en el mes de julio para la cesión de una parcela pública (de los vecinos de Tres Cantos) de 14.712m2 por 50 años de cesión a cambio de 20.000 euros anuales impuestos incluidos (1.667 euros al mes) y con cuatro años de carencia, unas ventajosas condiciones. Hasta aquí podría ser una mala contratación por parte de nuestros gestores. Pero el asunto desprende cierta duda cuando al abrir las puertas del colegio las esposas de dos miembros del gobierno local fueron contratadas por dicha institución académica. No pongo en duda la valía de estas personas para desempeñar sus funciones. Solo apunto la falta de ética.

Otro asunto poco ejemplar es la contratación de una hermana del concejal de deportes en una empresa que ha sido adjudicataria del ayuntamiento para la prestación de diversos servicios vinculados a natación y otros tipos de deportes. Como venimos denunciando, a pesar de ser completamente legal, la falta de ética es manifiesta.

Otro caso que chirría es el reciente programa de inserción laboral para personas desempleadas de larga duración que hayan agotado la prestación por desempleo. Pues bien, el consistorio de Tres Cantos ha seleccionado a cinco personas, de las cuales dos son hermanas de miembros del equipo de gobierno (de un concejal y de un cargo de confianza). No dudo de que estas dos mujeres no tengan capacidad y formación suficiente para realizar las tareas que desde el ayuntamiento las encarguen, y que cumplían los requisitos previstos. Nuevamente insisto en la falta ética y de cuidado con el dinero público. Si el ayuntamiento fuera una empresa privada me parecería muy loable que colocaran a sus familiares en paro. Pero se trata de un organismo público y la gestión no sólo debe ser eficaz y eficiente, sino ejemplar desde todos los ángulos.

Para no cansarles demasiado, les indicaré un último caso. Una productora audiovisual fue adjudicataria de un terreno público en el nuevo Tres Cantos, con un compromiso de generación de empleo. Al anterior regidor se le pusieron los ojos como platos y enseguida puso la primera piedra de lo que iba a ser la “Ciudad de la Tele”. Qué casualidad que al poco tiempo de esto, el hijo de dicha persona entró a formar parte, como consejero independiente, de la productora. Por cierto, después de más de dos años y medio de la presentación del megaproyecto nada se ha concretado y sigue siendo un solar.

Como han comprobado, a pesar de la legalidad en las contrataciones, prevalece un denominador común: Falta de integridad, de ética y de moral. Como diría Séneca: Lo que no prohíben las leyes, puede prohibirlo la honestidad.

Sé que muchos de ustedes me pueden echar en cara que mi partido también realiza las mismas cosas en otros municipios o instituciones públicas. Me repugnan igual (o más) que las aquí manifestadas sobre el Partido Popular. Es por ello que siempre defenderé una gestión ejemplarizante, una separación real de lo público de lo personal.

Por último, y hablo en nombre de los socialistas tricantinos, nos comprometemos desde estas páginas a firmar, cuando alcancemos la alcaldía en mayo de 2015, un protocolo de incompatibilidades de los miembros del gobierno local y sus familiares directos para que no puedan entrar a trabajar en empresas que tengan alguna vinculación con el ayuntamiento de Tres Cantos y reciban dinero público. “La mujer del César no solo debe ser honrada, sino además parecerlo.” 

Vicente López

Secretario Acción Electoral

Agrupación Socialista de Tres Cantos

Publicado en el boletín tricantino el 3 de febrero de 2014.