La propuesta del Grupo Socialista solicita algo común en la mayoría de los municipios  y también en general en todos los ámbitos, circo, cine, avión, etc, además, posibilita en mayor medida la asistencia de las familias a los actos culturales infantiles.

La moción presentada contó con el voto en contra del Gobierno Local del PP.

 Actualmente en los espectáculos que se celebran en la Casa de la Cultura de Tres Cantos se cobra entrada a todos los espectadores, independientemente de su edad. Son muchos los vecinos que acuden a actuaciones infantiles en familia, con bebés y niños pequeños, con la intención de poder compartir actividades, en este caso culturales.

Lydia Martínez, portavoz del Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos comenta: “Hemos recibido quejas de vecinos, molestos, porque se les cobra la entrada en la Casa de la Cultura cuando llevan a sus bebés y niños pequeños, aunque no ocupen un asiento. Entendemos que es una situación que tiene poco sentido, más aún, cuando en el cine, circo, avión o en los espectáculos que se realizan en otros municipios a los menores de dos años no se les cobra”.

Desde el Grupo Socialista califican esta medida como “meramente recaudatoria”. Aún así, resulta ridícula para las arcas municipales y sólo afecta negativamente a las familias. Los socialistas hacen hincapié: “El gobierno local debería facilitar que las familias puedan compartir actividades y que en la medida de lo posible les resulten económicamente lo más accesibles. Además, apostar por el fomento de la cultura desde la infancia, como ocurre en este caso”.

La portavoz socialista ha puntualizado: “Somos conscientes que es necesario controlar el aforo especialmente por cuestiones de seguridad. Pero el hecho que se saque entradas para todos los asistentes no implica que la entrada de los más pequeños  tenga que ser abonada”.

El PSOE propone que para los menores de 2 años se saque la entrada de forma gratuita o la creación de la entrada “adulto+bebé” sin gasto añadido. En cualquiera de los casos se garantizaría el control del aforo a los espectáculos pero sin coste para los padres.