A sólo un mes del recorte en las frecuencias de los autobuses interurbanos los fines de semana y festivos, ahora se añaden recortes de los autobuses urbanos eliminando tres horarios en las línea L1 y L2

El pasado 10 de noviembre los autobuses interurbanos (L712, L713 y L716) sufrieron una reducción de las frecuencias los sábados, domingos y festivos pasando de 30 a 45 minutos, en Soto de Viñuelas alcanzando los 90 minutos entre autobuses. Desde el 4 de diciembre los recortes han alcanzando, también, a los autobuses urbanos que funcionan de lunes a viernes: la línea L1 pierde las expediciones de 15:34, 16:04 y 16:34 y la línea L2 las expediciones de 15:50, 16:20 y 16:50, tres horarios en cada una de las líneas urbanas.

Los recortes de estos dos meses se suman a los que sufrió el transporte público de Tres Cantos el pasado año, entre otras acciones eliminando la línea interurbana L717; en aquél momento el Gobierno Municipal del PP accedió sin problemas al tijeretazo del Consorcio de Transportes e hizo oídos sordos a las quejas de los usuarios. La reducción de frecuencias del mes de noviembre si contó con la presentación de una moción del gobierno local apoyada por la oposición y dirigida al consorcio, para restituir las frecuencias, dónde se solicitaba  el apoyo de los usuarios a través del envío de quejas dirigidas al Consorcio de Transportes. Sin embargo, ante la pérdida de expediciones de los autobuses urbanos la posición del gobierno local ha sido el silencio, haciendo referencia a los nuevos recortes como modificaciones de horarios.

 Si el Consorcio de Transportes ha insistido, en menos de un mes, en seguir recortando le servicios de autobuses en Tres Cantos presupone que no tiene intención de rectificar la decisión que tomó en noviembre de este año. El Gobierno Municipal debe de posicionarse y responder a cuestiones que siguen sin explicar: ¿Por qué hace un año no hizo nada para impedir el primer gran recorte? ¿Por qué si ha presentado una moción en contra de lo ocurrido en noviembre de este año? ¿Es consciente que la moción no tiene buenas perspectivas de que sea recogida por el Consorcio? ¿Tiene previstas otras medidas? ¿Por qué no se ha manifestado sobre lo ocurrido hace tan sólo unos días? ¿Está en contra o no? ¿Piensa hacer algo? ¿Sigue solicitando el apoyo de los vecinos?.

El Gobierno Municipal ha demostrado falta de coherencia y de acción durante este año, además parece que no se quiere enfrentar ni al Consorcio de Transportes ni a la Comunidad de Madrid, y cuando ha hecho un amago le callan con más de lo mismo.