El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó lo que pretende ser la nueva Ley de la Administración Local. El anteproyecto de ley aprobado y pendiente de los trámites del parlamento nace con un informe en contra del Consejo de Estado, sin consenso con ningún grupo parlamentario ni tan siquiera cuenta con el apoyo de muchos alcaldes y concejales del PP, y con la aprobación en época estival para que pase más desapercibida.

La nueva ley propuesta no clarifica competencias, no evita duplicidades, ni simplifica la estructura administrativa de las entidades locales y tampoco solventa sus problemas financieros. Al mismo tiempo es un ataque a la independencia de los ayuntamientos y al modelo democrático que éstos representan tal y como se recoge en la Constitución Española.

Las consecuencias de la nueva ley afectarán negativa y directamente en los ciudadanos, porque se abre la puerta a la privatización de los servicios que prestan la mayoría de los entes locales de nuestro país, que pasarán a ser más caros y menos eficientes cuando no al desmantelamiento de los mismos, precisamente en un momento tan difícil como el que vivimos y que se sumarán a los recortes y al incremento de impuestos que lleva año y medio aplicando el gobierno del PP.

El Grupo Parlamentario Socialista exigirá la retirada inmediata del anteproyecto,  de no ser así presentará una enmienda a la totalidad para intentar que esta ley no llegue a aplicarse en los ayuntamientos de nuestro país. La propuesta del PSOE se basa en cinco ejes fundamentales, siempre desde la apuesta por el municipalismo:

1.‐ Necesidad de una reforma integral y completa de la normativa del mundo local.

2.‐ Necesidad de clarificar el mapa competencial de los Ayuntamientos y reforzar la posición del ciudadano frente a una deficiente prestación de los servicios.

3.‐ Reconocimiento expreso de derechos ciudadanos y de la vigencia del principio de transparencia en la vida local.

4.‐ Imposición de mecanismos y límites que posibiliten la eficiencia y el ahorro en la gestión pública.

5.‐ Nuevos cauces de participación para los gobiernos locales.

Desde el PSOE de Tres Cantos apoyamos el municipalismo como eje democrático y de servicio al ciudadano desde la cercanía, y estamos en contra de la nueva ley que propone el PP y que pretende que ocurra todo lo contrario. En febrero de este año el Grupo Municipal Socialista presentó una moción al Pleno Municipal solicitando desde Tres Cantos al Gobierno de Rajoy: Abrir un proceso de negociación con todos los grupos parlamentarios porque es imprescindible que esta ley salga adelante con consenso, para reafirmar la autonomía local, la trascendencia del papel de los ayuntamientos en la igualdad de oportunidades, la democracia y la cohesión social. El Gobierno Municipal del PP votó en contra de la urgencia y ni tan siquiera hubo la oportunidad de debatir la  moción”, afirma Lydia Martínez, Secretaria General del PSOE de Tres Cantos. “Esperamos que finalmente el Gobierno de Rajoy ofrezca diálogo y consenso, porque esta ley repercutirá directamente en la calidad de vida de todos los ciudadanos y en la calidad democrática de este país”.