El alcalde utiliza los medios de comunicación municipales para propaganda del gobierno municipal y no para informar  a los vecinos. Un ejemplo entre muchos otros, es la revista municipal de los meses de febrero, abril y mayo, que “informa” de los logros de 2012 y los objetivos de 2013 del gobierno, eso es propaganda política.

Además, se permite  vetar a la oposición en los medios de comunicación municipales pagados con dinero público, incumpliendo la Carta de Participación Ciudadana donde en su artículo 12. Principios inspiradores de la actividad informativa municipal dice:

1. Los órganos municipales velarán, en el ámbito de sus respectivas atribuciones, por la imparcialidad, objetividad, pluralidad y veracidad de la
actividad informativa municipal, que deberá facilitarse en forma clara, sucinta y de fácil comprensión para sus destinatarios.
Cuando así lo prevea la normativa reguladora de los respectivos servicios, el principio de pluralidad se hará efectivo reservando en los diferentes medios informativos de titularidad municipal espacios a disposición de los Grupos Municipales y de las entidades ciudadanas tricantinas que lo soliciten, atendiendo a su representatividad.