Todo parece estar en marcha, tendremos una nueva ampliación de la ciudad y Tres Cantos podrá llegar a los 100.000 habitantes.

Estamos viendo como han empezado los primeros movimientos a través del “Informe sobre los valores de protección que el Gobierno Municipal del PP ha encargado a la Empresa del Suelo y la Vivienda de Tres Cantos. Ésta a su vez lo ha subcontratado a una empresa externa, ICMA, que ha realizado dicho informe en el increíble plazo de quince días. Curiosamente ICMA es la misma empresa que realizó el estudio de impacto medioambiental para el fallido campo de golf.

Un estudio que no es un informe medioambiental real y profundo sobre el impacto que estas operaciones urbanísticas tendrán en el privilegiado entorno de Tres Cantos, a las puertas de un Parque Regional del que debemos ser protectores y que no parece capaz de soportar el crecimiento de las poblaciones que lo conforman. Un informe que ha sido enviado a la Comunidad de Madrid sin estar acompañado de los informes de los servicios urbanísticos y jurídicos del propio Ayuntamiento. Un informe que abre la puerta a un nuevo crecimiento de la ciudad.

Insistir en el ladrillo y en el crecimiento desmedido de la ciudad que pretende el Gobierno Municipal es un desatino. Teniendo en cuenta que en España hay más de 3 millones de viviendas vacías, de las que 1 millón son de nueva construcción, y concretamente en Tres Cantos pendiente todavía de un crecimiento pendiente de desarrollo, AR Nuevo Tres Cantos, donde todavía no hay infraestructuras básicas y muy pocos vecinos, la nueva ampliación parece una huida hacia adelante de este gobierno que no explica el proyecto que tiene para la ciudad.

Tampoco hay que olvidar que esta operación urbanística no estaba en el programa electoral con que José Folgado se presentó y ganó las elecciones de 2011. Programa que Jesús Moreno se comprometió a continuar cuando heredó el cargo de Alcalde tras la dimisión de su predecesor.

Nos encontramos en un momento en que la sociedad está cambiando, los ciudadanos no quieren la fórmula donde los políticos deciden unilateralmente lo que creen conveniente especialmente sobre aquellos temas que les afectan más directamente. Los ciudadanos quieren ser escuchados y tener la posibilidad de decisión, especialmente a nivel local, y hay que articular formas de participación activa. Si el Gobierno Municipal del PP de Tres Cantos tiene un plan para ampliar la ciudad, antes de hacer o tomar cualquier decisión, debe informar con rigurosidad y transparencia a los vecinos y consultar su opinión. Colgar en la web municipal un informe que el gobierno ha encargado no supone participación, sólo es información de un hecho consumado sin más explicaciones.

Los vecinos deben de conocer el proyecto de ciudad que tienen los gobernantes actuales, es difícilmente creíble que los tricantinos quieran una ciudad de 100.000 habitantes. Si se va a cambiar el uso a urbanizable de terrenos del municipio, el gobierno debe de informar de: ¿cuánta es la superficie que pasará a urbanizable?¿cuántas viviendas se podrán construir?, ¿con qué infraestructuras contará Tres Cantos? ¿quién y cómo las costeará? ¿qué accesos se prevén para la ciudad?. Si el acceso previsto es a través de la M-104 ¿cuándo se ejecutará el desdoblamiento de esta vía? ¿por dónde ira el trazado que unirá el nuevo acceso con la M-104? ¿cuándo se acometerá esa actuación? ¿qué plazos hay previstos para todas las actuaciones necesarias?.

Es “curioso” que ni en el informe, ni en la exposición pública en la web, ni en las notas de prensa del gobierno sobre el tema, no se haga mención a que gran parte de los terrenos que pasarán a ser urbanizables corresponden a la zona del Tagarral. Una cambio urbanístico que ha sido una petición constante durante años del mayor propietario de este terreno, Martinsa-Nozar, y que por unanimidad de la Corporación Municipal en 2005 se paralizó con el compromiso de no favorecer ninguna operación especulativa sobre la finca del Tagarral con el pretexto del cumplimiento de una sentencia. Al mismo tiempo que se asumía el compromiso para que el desarrollo urbanístico y su crecimiento se basaría en la voluntad de los tricantinos y sus instituciones, y a alcanzar el máximo consenso entre todos los grupos municipales. Moción que fue firmada por el PP.

Sin embargo este cambio de opinión del Gobierno Municipal del PP nos lleva a una serie de preguntas que todavía no ha contestado ningún miembro del Partido Popular sobre este asunto:

  • ¿Por qué se dejó esta zona fuera de la reordenación que se hizo en 2003 para el desarrollo del AR Nuevo Tres Cantos, cuando el PP ostentaba el urbanismo tricantino, si ya había una sentencia firme sobre la zona del Tagarral?.

  • ¿Quienes son los responsables de que los intereses de la sentencia del Tagarral hayan crecido durante 10 años sin que hasta ahora se hiciera nada por solucionar este problema?

  • ¿Se pretende hacer frente a la sentencia con la urbanización del Tagarral?.

  • Si es así, ¿por qué la sentencia la pretende asumir solamente el gobierno de Tres Cantos, si la condena afecta a tres administraciones?.

  • ¿Qué van a aportar Colmenar Viejo y la Comunidad de Madrid para hacer frente a su parte de la sentencia?¿Qué se ha negociado con ellas?.

  • ¿Qué se ha negociado con los propietarios de los terrenos?.

  • ¿Es consciente que la recalificación sin más, no deja sin efecto la sentencia económica pendiente?.

  • ¿Quién se beneficia de esta recalificación?.

Como creemos que existen muchas preguntas y muy pocas respuestas, entre todos hemos de exigir al Gobierno Municipal la máxima transparencia y participación para evitar cualquier sombra de sospecha sobre el desarrollo urbanístico de Tres Cantos, dados los acontecimientos que se han desarrollado en este país con corruptelas e irregularidades varias en torno a operaciones urbanísticas.

Además estamos hablando del futuro de la ciudad y los vecinos han de decidir sobre él. Desde el PSOE de Tres Cantos, al margen de mayorías, partidos políticos y períodos electorales, estamos convencidos que se deben articular las formulas necesarias de participación para que cualquier ordenación del territorio sea refrendada por los vecinos; por eso vamos a solicitar al Gobierno Municipal que organice una consulta popular para saber qué opinan los vecinos sobre la posibilidad de ampliar la ciudad hasta los 100.000 habitantes.