En el pleno de enero el Gobierno Municipal del PP presentó a votación los estatutos de la Mancomunidad del Noroeste, comprometiéndose en solitario hacer frente a una relación de contrapartidas económicas sin especificar ni cuantificar. A través de los estatutos también aprobaron que la Ordenanza Fiscal de recogida de residuos la impondrá la Mancomunidad, que obtendrá del Ayuntamiento los datos del padrón municipal

En octubre de 2012 el Grupo Municipal Socialista ya se mostró contrario a la integración de Tres Cantos en la constitución de la Mancomunidad del Noroeste para la gestión de los residuos sólidos urbanos. Entendiendo que todo el proceso de residuos ha de pasar por una estrategia regional, con un órgano de coordinación supramunicipal tanto para su aplicación como para las tecnologías a emplear, al mismo tiempo que los costes deben de ser compartidos entre los ayuntamientos y la Comunidad de Madrid. Al igual que se hace en el resto de Comunidades Autónomas uniprovinciales que gestionan los residuos sólidos urbanos a través de consorcios con presencia de las distintas Comunidades y de los ayuntamientos, un modelo que ya está  implantado en las otras comunidades uniprovinciales, que ha sido evaluado, que funciona bien y que debería servir como referencia.

 La formula de la Mancomunidad supondrá un importante incremento del coste del servicio que recaerá en los ayuntamientos, del orden de 7 veces más como mínimo. Tampoco existen las infraestructuras necesarias para el tratamiento de los residuos, las que hay están obsoletas, luego habrá que crearlas y nuevamente será un coste a añadir para los ayuntamientos. La formula de Mancomunidad tampoco presenta .ningún proyecto concreto de tratamientos ni ningún estudio económico, con el agravante que la gestión de los residuos a través de las Mancomunidades en la región se convertirán en monopolios en manos de empresas  privadas. En octubre la propuesta plenaria solo estuvo acompañada del informe del Secretario del Ayuntamiento, donde indicaba: “que el Ayuntamiento está  capacitado de formar parte de una Mancomunidad”, pero no se aportó ninguna otra documentación, ningún estudio previo, ninguna información del resto de áreas municipales afectadas, simplemente la constatación que la ley permite a cualquier ayuntamiento formar parte de una mancomunidad.

El Grupo Socialista no compartió la opción de la Mancomunidad pero todavía menos  comparte los  estatutos que la regirán y que suponen un cheque en blanco para ésta, de hecho de los 81 municipios de la zona sólo 10 los han suscrito. Se han creado unos estatutos en base a nada, no se conoce cual va a ser el tratamiento de los residuos, que infraestructuras van a ser necesarias, como se va a gestionar, no existe ningún informe económico de ningún tipo, ni una sola cifra más allá del concepto: Los Ayuntamientos tendrán que pagar por todo lo que concierne a los residuos sólidos urbanos, además de sufragar los gastos de la propia Mancomunidad.

La parte de los estatutos que tratan de la constitución, organización funcionamiento, etc, es bastante generalista. Sin embargo la parte económica recae directamente en los ayuntamientos donde se especifica que:

  • La Mancomunidad fijara las aportaciones económicas de los municipios para constituir el patrimonio de la propia Mancomunidad.
  • Las aportaciones de los municipios se fijarán anualmente. Serán aportaciones obligatorias, preferentes y de distinta índole: una cuota principal de acuerdo a los servicios prestados. Una cuota complementaria y obligatoria para gastos generales, de administración, etc., de la Mancomunidad. Otra cuota extraordinaria y obligatoria, sin concretar con qué objetivo.
  • La Mancomunidad podrá requerir a los ayuntamientos un aval bancario a favor de la mancomunidad
  • Los municipios se obligan a responder de las deudas y obligaciones que la Mancomunidad contraiga si no las satisface, en proporción directa al número de habitantes.
  • La Mancomunidad tendrá potestad tributaria con tasas y contribuciones especiales. Aprobará las Ordenanzas Fiscales de obligatoriedad en todos los municipios para la prestación de servicios, obras y actividades, teniendo estas ordenanzas la obligatoriedad en todos los municipios. Tendrá las facultades de gestión, liquidación, inspección y recaudación tributaria, que serán de ejecución forzosa y sancionadora.
  • Los municipios facilitarán a la Mancomunidad toda la información precisa para la formación de padrones, altas, bajas y demás modificaciones referidas a los contribuyentes afectados por los distintos servicios, obras o actividades.

El Grupo Municipal Socialista entiende como una acción temeraria  que el Gobierno Municipal haya asumido, además en solitario, estas obligaciones sin tener conocimiento del coste que todo ello va a generar a nuestro ayuntamiento; al igual que otorgar a la Mancomunidad la potestad de concretar la ordenanza fiscal y poner a su disposición los datos del padrón.

Los socialistas de Tres Cantos estamos en contra de la gestión de los residuos a través del modelo de Mancomunidad, y también estamos en contra de los estatutos que la van a regir porque entendemos que será contrario a los intereses económicos del municipio y de los vecinos.