Viendo la nueva subida en el transporte público que ha entrado en vigor el 1 de febrero, me he acordado de la vergonzosa campaña publicitaria que hace  un año puso en marcha Metro Madrid con el eslogan “Más por menos”. Por  desgracia, la realidad es otra bien distinta y tenemos: “Menos por más”. Menos  servicio de transporte por más coste para los usuarios.

El 1 de febrero de 2013, los usuarios del transporte público madrileño nos enfrentamos a la tercera subida de tarifas en apenas nueve meses. Durante el  año 2012 ya se produjeron dos importantes subidas del precio del  transporte,  la primera decretada en mayo que supuso un incremento del 11%  el mayor en  diez años, y la siguiente se produjo en septiembre, con otro  incremento del 2% como consecuencia de la aplicación del también  incrementado  IVA. A partir de ahora, los nuevos precios añadirán un nuevo  incremento de casi el 5% a los efectuados en los últimos meses.  Esta  situación va a suponer, a la mayoría de los tricantinos, que el abono normal  mensual B2 cueste 72 euros y el abono mensual joven B2 cueste 45 euros.

Se trata de una subida abusiva e injusta. Más todavía, cuando el incremento del precio del transporte en la Comunidad de Madrid viene precedido, en la mayoría de los municipios, por importantes recortes en el propio servicio de autobuses urbanos e interurbanos.

Tres Cantos fue de los primeros municipios en los que se aplicaron las reducciones con la falsa excusa de dar servicio a los vecinos que se están instalando en el nuevo crecimiento de la ciudad.  Desde el mes de noviembre cuando se implantaron los cambios la respuesta que han de recibir los usuarios por la utilización del servicio se ha visto importantemente dañada.

Además de la pérdida de la línea 717 hay que añadir la modificación, a peor, de las rutas y la reducción de frecuencias tanto en las líneas urbanas como en las  interurbanas. Se ha incrementado el tiempo de espera en las paradas, hay masificaciones en horas punta y los recorridos en algunas de las líneas se convierten en auténticas rutas turísticas por la ciudad.

Los socialistas de Tres Cantos entendemos que no debemos quedarnos parados como ha hecho hasta ahora el Gobierno Municipal, que únicamente se ha limitado a aceptar los cambios y los recortes impuestos por el Consorcio de Transportes sin pensar en el perjuicio que iban a ocasionar a los vecinos de la ciudad.

Para conseguir paliar esta situación solicitaremos reuniones con el Consorcio de Transportes y con la Consejería de la Comunidad de Madrid para trasladarles la perdida en la calidad del servicio que estos cambios han supuesto en nuestra ciudad, y solicitar la recuperación de la línea desaparecida junto  con  propuestas alternativas. Para ello posibilitaremos que anteriormente las propuestas se concreten  con la participación de los vecinos, y que la denuncia de la situación sea avalada mediante recogida de firmas.

No debemos aceptar que nos suban 10 euros el abono transporte en menos de un año, que tengamos que esperar el doble de tiempo en la parada para coger el autobús, y  mientras tanto, el Gobierno Municipal del PP de Tres Cantos no defienda los intereses de los vecinos y  permita el deterioro de la calidad de vida de muchos tricantinos. Entre todos podemos cambiar las cosas.