Como respuesta al “sablazo de mal gobernante” que les propiciaba Mariano Rajoy a todos los funcionarios de nuestro país sustrayéndoles su paga extra de navidad, los ediles del ayuntamiento de Tres Cantos adoptaron, de forma  unánime, renunciar voluntariamente a su paga. Un gesto, sin duda, que merece todo el aplauso y reconocimiento posible.

La cuantía rehusada ascendía a 62.000 €, una cantidad importante, que si bien no se especificó su destino, era de suponer que sería para una acción solidaria. Así, en el pasado pleno municipal del día 29 de noviembre, por iniciativa del grupo municipal socialista, se votó la propuesta de donar las pagas extras de la corporación a colectivos locales que ayudan a los más desfavorecidos de nuestra ciudad. Pues bien, por increíble que parezca, el señor Avaro, perdón, el señor Alcalde y toda su corte pasaron el rodillo de la mayoría absoluta para echar por tierra tan loable como solidaria medida.

Pero como la capacidad de asombrarnos de nuestro ínclito alcalde nunca se agota, al día siguiente del pleno, nos anunciaba, con toda la artillería comunicativa que pagamos a escote todos los tricantinos, que por su gracia generosidad, donaría 6.000 € a Caritas y otros 6.000€ a Cruz Roja de Tres Cantos. ¡Qué solidario es nuestro alcalde! ¡Qué bonito gesto para estas navidades! ¡12.000 eurazos!

Pero había gato encerrado. Los 12.000€ que se donan a estas dos organizaciones son para cumplir con un programa que venía realizando el  ayuntamiento desde la concejalía de asuntos sociales. Vamos, ¡que nos toman por tontos! Es decir, ni donación ni leches: externalización.

Con esta noticia, nuestro alcalde, se ganó el adjetivo calificativo de AVARO. Según la RAE, el significado de la palabra avaro es “que reserva, oculta o  escatima algo”. Sin duda, Jesús Moreno al escatimar la importante cantidad de 50.000 € a las organizaciones humanitarias locales ingresó por la puerta  grande del club de los avaros como Harpagon, C. Montgomery Burns o  Ebenezer Scrooge.

Así pues, ese dinero que tan “pillamente” se ha quedado tras la máscara de la solidaridad será empleado para tapar alguno de los muchos agujeros que su pésima gestión económica nos está brindando a los tricantinos.

Es una lástima que un gesto solidario por parte de todos los componentes del pleno municipal se vea enturbiado por la codicia y la ineptitud de gestión del equipo de gobierno. Y si nos dejamos embaucar por el espíritu navideño, es aun más miserable tacañear una considerable cantidad de dinero a las personas de Tres Cantos que peor lo están pasando.