El pasado día 25 de octubre, en el Pleno Municipal, se aprobaron provisionalmente las Ordenanzas Fiscales, Impuestos, Tasas y Precios Públicos, así como el Presupuesto Municipal para el próximo año 2013.

El Pleno contenía un extenso orden del día donde, por primera vez, se unían las Ordenanzas y el Presupuesto. Desde el Grupo Socialista solicitamos que se realizaran dos plenos porque los dos temas suponen las decisiones económicas más importantes del año y tienen la suficiente entidad para tratarse de manera individual, como siempre se ha hecho, proporcionando las condiciones más adecuadas para abordar los debates de una manera más sosegada y con el objetivo de buscar, entre todos, aproximaciones políticas desde un marco de grave crisis económica y social que tenemos en nuestro país.

El Gobierno Municipal no aceptó la propuesta y tanto las Ordenanzas como el Presupuesto se aprobaron provisionalmente sólo con los votos del PP, y sin que se consideraran ninguna de las propuestas planteadas por la oposición.

Si bien es cierto que el Presupuesto de 2013 es más creíble que el de años anteriores con un montante total de 41,8 millones de euros lo que representa un 9,52% menos que el año 2012, y con una estimación de ingresos más cercana a la realidad de nuestro municipio. Sigue adoleciendo de los mismos defectos políticos que los anteriores, sigue siendo profundamente injustos, con el IBI creciendo de media un 9% y con el establecimiento de unas tasas y precios públicos referenciados al 2,5% de crecimiento del IPC, pero inclusive esta subida está poco meditada ya que en muchos casos se supera este porcentaje sin motivo justificado.

Este Presupuesto es antisocial a pesar de las valoraciones partidistas del Gobierno Municipal del PP, lo cierto es que solo hay dos objetivos explicitados en el presupuesto de índole social: el incremento de cinco plazas del Centro de Día de los Camilos y un ligero aumento en los recursos destinados a la teleasistencia. Lo lógico es que en estos momentos se hubieran comprometido más fondos a los capítulos sociales como educación, servicios sociales, empleo, personas con discapacidad, etc., que aportan un efecto reequilibrador para los ciudadanos de Tres Cantos.

Del lado del gasto tenemos que darnos cuenta que o corregimos seriamente la estructura y composición de los gastos o con la dimensión real de los ingresos de este Ayuntamiento, no podremos abordar una asignación de los recursos económicos que tengan un verdadero compromiso social y de progreso. Para conseguirlo hay que aquilatar el gasto del personal, es innecesario que los trece concejales de gobierno estén liberados y que existan cinco tenencias de alcaldía, más diecisiete cargos de confianza sin que se resienta el necesario equilibrio presupuestario.

Para añadir más plomo a esta estructura, existe la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda que no cumple con los objetivos de eficacia y eficiencia, ni tampoco con el objetivo marcado para la creación de vivienda pública, y donde la mayor parte de su asignación presupuestaria se consume en pagar unos estimables sueldos al personal que lo dirige. Como también es necesaria la eliminación de las empresas externas que suponen un importante montante en el capítulo de gastos, y que realizan actividades y servicios que pueden ser asumidos desde el propio Ayuntamiento.

Por estas razones el Grupo Municipal Socialista propuso en el Pleno Municipal un presupuesto alternativo para corregir los defectos señalados, aunque la iniciativa fue desatendida por el Gobierno Municipal. Aún así, el Grupo Socialista seguirá insistiendo y presentará alegaciones a las Ordenanzas Fiscales de acuerdo a las propuestas presentadas en el Pleno Municipal.

Jorge Díez Gómez
Concejal del Grupo Municipal
Socialista de Tres Cantos