Desde que el Gobierno Municipal del PP en 2010 decidió privatizar la gestión del Centro Deportivo de Islas, su gestión ha sido una cadena de despropósitos con importantes perjuicios para los tricantinos, con el centro cerrado desde julio y unas pèrdidas de 300.000€. Mientras, el concejal de deportes Valentin Panojo sigue sin asumir ninguna responsabilidad y está empecinado, nuevamente, con la privatización de la gestión a pesar del pésimo resultado obtenido.

Las pérdidas suponen más dinero que el montante total que el Ayuntamiento utiliza en las ayudas para la promoción y la formación del deporte base, más las subvenciones para los colectivos y las asociaciones tricantinas que dinamizan la vida en nuestro municipio

La decisión de privatizar la gestión del Centro Deportivo Islas, formado por la piscina cubierta, el baño turco, la zona de spa, el rocódromo, la pista polideportiva y el bar, ha supuesto importantes perjuicios para los tricantinos tanto por el mal servicio prestado como, finalmente, por el cierre del centro con importantes pérdidas económicas para las arcas municipales que rondan los 300.000 euros.

El primer error fue la decisión de privatizar la gestión del Centro Deportivo Islas, construido y remodelado con capital 100% público. Posteriormente el pliego de condiciones que rigió el concurso de adjudicación de la gestión. El Grupo Municipal Socialista siempre se mostró contrario al modelo de gestión elegido y más aún con el concurso de adjudicación que recayó en la empresa Norfel Sport, S.L. Tal y como indicaba, en septiembre de 2010, la concejala socialista Verónica Gomez: “Esta adjudicación ha sido un auténtico despropósito de principio a fin. Se aprovecha el verano para sacar el concurso, el proyecto de viabilidad del pliego de condiciones lo realiza el asesor de confianza del concejal, el informe del gerente de deportes avisa de un importante desequilibrio económico-financiero en las propuestas y a pesar de todo esto se adjudica”. Desgraciadamente se han cumplido las peores previsiones y la privatización, a pesar del empeño del concejal de deportes, no era viable como se ha demostrado.

En la actualidad el Centro Deportivo se encuentra cerrado desde hace dos meses sin fecha para su reapertura. Las pérdidas provienen de las deudas a proveedores, los suministros de luz, agua, más el canon de 35.000€ anuales que Norfel Sport SL nunca ha pagado al Ayuntamiento; además en el mes de julio, la empresa debía varios meses a los trabajadores. Aunque hay más aún, la empresa concesionaria ha denunciado al Ayuntamiento. Ante este cúmulo de situaciones el concejal Valentín Panojo sigue sin asumir ningún tipo de responsabilidad a pesar del resultado final, y de la dejación de funciones al no convocar la comisión de seguimiento entre la empresa y la concejalia de deportes que debía de reunirse trimestralmente para velar por el correcto cumplimiento del contrato; se reunió una sola vez en dos años.

Lo que es todavía peor es el empeño del concejal de deportes en volver a sacar la concesión, esta vez con un pliego diferente: El concesionario no pagará un canon anual al Ayuntamiento y éste abonará los gastos de suministros calculados en 180.000 euros, mientras que los ingresos serán directamente para la empresa adjudicataria. Obviamente un pliego que no propone ningún beneficio para el Ayuntamiento, y con un estudio de viabilidad elaborado con anterioridad a la subida del IVA para las actividades deportivas que ha pasado al 21%, que puede volver a producir una disfunción económica que lleve a futuras pérdidas.

El Grupo Municipal Socialista insiste en que la privatización de este servicio ha fracasado, y propone, al igual que hizo en el año 2010, que la Empresa Municipal de Servicios (EMS) sería la mejor opción para gestionar este centro deportivo con una gestión mixta igual que la de la piscina municipal del Polideportivo de la Luz. Además, teniendo en cuenta que la práctica deportiva es una de las actividades más penalizadas por la subida del IVA, pasando de tener una carga impositiva del 8% al 21%, y dado que la EMS al tratarse de una empresa publica no factura IVA al Ayuntamiento, el beneficio para este sería mayor que el de cualquier empresa privada, y los ingresos y beneficios que se produjesen se quedarían en las arcas municipales que tanta falta le hacen.

No entendemos el empecinamiento en privatizar la gestión de este centro deportivo totalmente público, máxime cuando la privatización ha supuesto pérdidas cercanas a los 300.000 euros. Cantidad muy superior a los 151.900€ que el año pasado se destinaron para los clubes deportivos de la ciudad en la promoción y formación del deporte base, más los 101.570€ de las subvenciones para el tejido asociativo de la ciudad. Unas perdidas que superan más de lo que se invierte en las asociaciones de toda índole de la ciudad”, afirma Verónica Gómez concejala socialista responsable del área de deportes. Desde el Grupo Municipal Socialista insistimos al Gobierno Municipal que la mejor opción para la gestión de este centro es la EMS que además no factura IVA, lo que podría suponer un ahorro de hasta 50.000 euros que vendrían muy bien al deporte local que tantos recortes esta sufriendo”, finaliza la concejala socialista.

GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA DE TRES CANTOS