Ante la difícil situación del país y también de la ciudad, el Alcalde, después de seis meses en el cargo, debe dejar de hacer visitas y buscar soluciones a los problemas del municipio.

Se ha iniciado el nuevo curso aunque también se puede decir que se ha iniciado un nuevo año, por lo que la vuelta a la cotidianidad después del verano tiene de novedad y en muchas ocasiones de cambio.

Deseo que todos los que han tenido la posibilidad de aprovechar la época estival para disfrutar de unas vacaciones lo hayan hecho y hayan regresado sin ningún contratiempo, y para aquéllos que han tenido que quedarse en la ciudad por distintos motivos les envío mucho ánimo.

Iniciada esta nueva etapa he podido constatar hablando con personas de mi entorno cercano y otras a las que no conozco tanto que el espíritu de los propósitos y los planes al comienzo de la temporada, que siempre han sido aspiraciones muy propias después del verano, han disminuido ostensiblemente con una sensación generalizada de resignación. Realmente es una situación comprensible porque todos sentimos incertidumbre, ya que hoy en día la historia no se forja mirando al futuro simplemente al presente que es frágil y volátil.

Pero aunque la situación sea difícil debemos de marcarnos objetivos para crear futuro, cada uno por nuestra vida personal y los políticos por el interés general que es nuestro trabajo, y entiendo que debemos de hacerlo con tres fundamentos: la verdad, la cercanía y la participación.

Para el PSOE de Tres Cantos ese es nuestro propósito y nuestro compromiso. Además debemos de dar un enfoque distinto para que llegue en mayor profundidad nuestra labor de oposición y nuestras propuestas para la ciudad que debido a la falta de medios de comunicación resulta complicado. Nuestro objetivo es vencer las dificultades para que se conozca la labor que realizamos y para que los vecinos de la ciudad tengan la oportunidad de conocer y participar en las alternativas que proponemos, y al mismo de trasladarnos sus propuestas .

También el Gobierno Municipal, y especialmente el Alcalde debería de hacer un cambio en su actuación política por el bien de todos. Después de seis meses desde la toma de posesión sus logros son visitar, visitar y visitar… a todos y a todo, acompañado por un fotógrafo que deja constancia del momento y que supone un coste a las arcas municipales de 27.385€ anuales. Pero realmente ¿qué ha hecho? ó ¿qué no ha hecho?.

Ha privatizado el Servicio de Ayuda a Domicilio. Sigue sin dar una solución a la zona del Tagarral lo que conlleva un incremento mensual de 141.400€ de intereses. Sólo ha entregado el 20% de las 1000 viviendas para jóvenes. Falta un compromiso real con los 600 adjudicatarios de viviendas protegidas para entregarlas antes del próximo año y que no les afecte la supresión de los cambios fiscales de 2013. No ha solucionado las discrepancias con los vecinos de la zona de Océanos con la construcción del centro Polibea. Ha vuelto a presentar un nuevo contrato para la privatización del Polideportivo de Islas después del fracaso y de la perdida económica de la anterior contratación. Ha admitido la eliminación de una línea de los autobuses interurbanos y la disminución de las frecuencias horarias. Ha creado una organización del gobierno con una mínima eficacia para la gestión, en la concejalía de infancia y familia el 40% del presupuesto del área es para hacer frente a los sueldos de la concejala y la asesora. Sigue sin poner en funcionamiento la web de la bolsa de empleo, que es la única que existe en la ciudad y lleva desde febrero sin funcionar. Etc.

Creemos que es hora de dejar de hacer visitas y ponerse a solucionar el día a día del municipio. El Alcalde dijo recientemente en el discurso de inauguración de la nueva zona de desarrollo “… que vivimos en un oasis…”, una visión muy personal y que muchos vecinos no compartirán, pero lo que el Alcalde no debe de olvidar es que muchas veces los oasis se confunden con espejismos.

Lydia Martínez Mora

Portavoz del Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos