En el mes de junio, el Grupo Municipal Socialista presentó al resto de los grupos una moción para poder solicitar la inclusión de nuestra ciudad en la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores.

La Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud que ha ido cobrando cada vez más relevancia a escala global.

El proyecto aúna dos tendencias perfectamente observables, profusamente documentadas y definitivamente inexorables, como son, por un lado, el progresivo envejecimiento de la población mundial y por otro, el proceso de urbanización. Ambas tendencias tendrán un enorme impacto en la Europa de mediados del siglo XXI.

Se trata de un proyecto multisectorial que integra múltiples aspectos que afectan a la vida de cualquier ciudad: aspectos sociales, sanitarios, económicos, urbanísticos y espaciales, de accesibilidad, vivienda, transporte, espacios al aire libre, seguridad, empleo, comunicación, acceso a la información, inclusión social y respeto a los derechos de los ciudadanos. Todo ello, se aborda a través de la participación activa de las personas mayores durante el proceso, ante la toma de cualquier decisión que les afecte, asumiendo de este modo pleno protagonismo de los cambios necesarios en el entorno.

Este proyecto adopta como marco conceptual el paradigma del envejecimiento activo y saludable e incluye en todo el proceso la participación activa de las personas mayores de forma muy relevante, teniendo en cuenta en todo momento sus necesidades, percepciones y opiniones. Esta apuesta metodológica de la OMS por la participación de las personas mayores, aporta, en sí misma, un elemento cualitativo inestimable que logra conformar la excelencia de este proyecto. El proyecto lo presentó Naciones Unidas en el XVIII Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Gerontología y Geriatría que tuvo lugar en Río de Janeiro, Brasil, en junio de 2005. del mismo. Hubo una segunda reunión en Vancouver, Canadá, en mayo de 2006 y una tercera en Londres, Reino Unido, en marzo de 2007 y a partir de ahí, el movimiento está siendo ya imparable.

A esta iniciativa se sumaron inicialmente 35 ciudades, en los cinco continentes.

AMERICA

Argentina (LaPlata) Brazil (Río de Janeiro) Canadá (Halifax, Saanich, Sherbrooke) Costa Rica ( San José) Jamaica (Kingston, Montego Bay) México (Cancún, México City) Puerto Rico (Mayaguez, Ponce)USA (Nueva York, Portland).

AFRICA

Kenya (Nairobi)

OESTE MEDITERRANEO

Jordania (Ammann) Líbano (Trípoli) Pakistán (Islamabad)

SUR-ESTE ASIA

India (Dheli, Udaipur)

OESTE PACIFICO

Australia (Melbourne, Melville) China (Shanghai) Japón (Himeji, Tokyo)

EUROPA
Alemania (Ruhr) Irlanda (Dundalk) Italia (Udine) Rusia (Moscú, Tuymazy) Suiza (Ginebra) Turquía (Estambul) UK (Edimburgo, Londres)
En España actualmente (Barcelona, Manresa, Bilbao, Los Santos de Maimona de Badajoz, San Sebastián y Zaragoza.)

El formar parte de esta Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores supone:

Solicitar al IMSERSO, el pertenecer a la Red Española de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, dentro del Convenio que este organismo estatal, tiene suscrito con la Organización Mundial de la Salud para la puesta en marcha de la Red.

  1.   Establecer relaciones entre las ciudades participantes y entre ellas y la OMS.
  2.   Facilitar el intercambio de información y las prácticas óptimas.
  3.   Fomentar intervenciones apropiadas, sostenibles y costo eficaces para mejorar la vida de las personas mayores.
  4.   Proporcionar apoyo técnico y capacitación.

Las ciudades que participan en la Red se han comprometido a realizar evaluaciones y mejoras continuas de su adaptación de la ciudad a las personas mayores, para lo que se establecen 4 fases:

Fase 1 (años 1-2): esta fase consta de cuatro pasos:
Creación de mecanismos para lograr la participación de las personas mayores en el ciclo de la Red.
Evaluación inicial de la adaptación de la ciudad a las personas mayores.
Formulación de un plan de acción trienal para toda la ciudad, basado en los resultados de esa evaluación.
Identificación de indicadores para seguir los progresos realizados.
Fase 2 (años 3 a 5).
Una vez completada la primera fase, y nunca más de 2 años después de la adhesión a la Red, las ciudades presentarán su plan de acción para que sea examinado y aprobado por la OMS. Una vez obtenida esta aprobación, las ciudades tendrán 3 años para ejecutar su plan.
Fase 3. Evaluación de los progresos (final del año 5).
Al final del primer periodo de ejecución, las ciudades presentarán a la OMS un informe sobre los progresos realizados, que será evaluado con los indicadores definidos en la primera fase.
Si hay pruebas convincentes de que se han hecho progresos con respecto al plan de acción inicial, las ciudades pasarán a una fase de mejora continua. Serán invitadas a elaborar un nuevo plan de acción de hasta 5 años de duración y los correspondientes indicadores. Los progresos con respecto a este nuevo plan se determinarán al final de este segundo periodo de ejecución. Las ciudades podrán seguir perteneciendo a la Red mientras se comprometan a realizar nuevos ciclos de ejecución.

Desde estas líneas quiero agradecer a todos los grupos políticos que conforman la corporación municipal de nuestra ciudad su voto afirmativo para este proyecto, porque al menos en esta ocasión y por encima de los colores políticos de cada uno, hemos demostrado que somos un equipo humano que trabaja para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Ana Vicente Cintero